.
CONSUMO Comida integral, un buen aliado para la salud
viernes, 8 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Marcela España

Ante la constante preocupación de las entidades encargadas de la salud pública en diferentes países del mundo por la proliferación de casos de obesidad, en especial en la población infantil, los alimentos elaborados a base de grano integral se postulan como los candidatos ideales para prevenir este tipo de enfermedades, las cuales llegan cuando no se toman las decisiones correctas a la hora de hacer mercado o cuando se seleccionan los ingredientes menos adecuados para hacer de las comidas diarias recetas nutritivas.

Y es que los alimentos integrales contribuyen enormemente a la salud y al bienestar de todas las personas sin importar su edad, pues importantes investigaciones en el ámbito mundial han demostrado que el consumo regular de pan, arroz, tostadas y tortillas integrales, puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, ciertos tipos de cáncer, diabetes y contribuye a controlar el peso.

Por esa razón, entidades gubernamentales, como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), han desarrollado Guías de Alimentación Basadas en Alimentación Saludables (Gabas) con las cuales se espera promover su consumo de alimentos integrales y de grano entero hasta alcanzar el 50% de la energía aportada por los cereales.

Pero, ¿cómo incluir alimentos integrales en las comidas diarias? La solución está en combinar su ingesta con deliciosas recetas que generen un consumo diario de tres porciones.

Por ejemplo, a la hora del desayuno se puede consumir una o dos rebanadas de pan integral en un sándwich o acompañando un huevo. Pero antes de consumirlo, es importante verificar que sea 100% integral, pues así la dieta contará con los beneficios reales del grano. Por eso, verifique que el empaque tenga el sello del Whole Grain Council (WGC), la máxima autoridad en granos enteros en el mundo.

A la hora del almuerzo, los nutricionistas recomiendan utilizar en lugar de arroz blanco, uno integral, acompañado de vegetales, una proteína, que puede ser carne, pollo o pescado, granos, alguna harina y frutas, que se pueden consumir en un jugo natural.

Para la última comida del día, la cena, se pueden consumir unas galletas integrales con una avena o unas tortillas de maíz integral, que al mezclarlos con lechuga, tomate y un poco de atún, sirven para sellar la noche con broche de oro.

Así mismo, hay que abrirse a experimentar y reemplazar todas las harinas que se consumen a diario, con trigo integral en los panqueques, waffles y pasabocas. De esta forma, puede conservar gran parte de las recetas actuales, sin tener que sacrificar el sabor y aumentando los niveles de nutrición.

Es así como se pueden atender satisfactoriamente las largas jornadas laborales y en el caso de los niños, tener un buen desempeño en sus labores académicas y lúdicas.

Creemos que podemos contribuir a mejorar los niveles de nutrición del país y, por tal razón, nos encargamos de apoyar a cada una de las iniciativas del Ministerio de Salud y Protección Social, que nos ha exigido como industria contribuir a la prevención de problemas de obesidad y talla en el país, que están representados en un alto porcentaje de la población infantil.

Complementar la dieta saludable con actividad física
Si bien cuidar lo que se ingiere a diario es un primer paso para lograr un estilo de vida saludable y preventivo ante las enfermedades más comunes: diabetes, problemas de peso, cardiacos entre otros; no se puede descuidar lo relacionado con la actividad física. Así, se puede garantizar que la alimentación va acorde a un estilo de vida completamente saludable en todos los aspectos.