.
CULTURA Colombia, el sitio de encuentro con el Papa Francisco
jueves, 7 de septiembre de 2017

Beneficios de la visita van más allá de lo religioso

Felipe Botero Castrillón

Después de casi tres décadas, los colombianos aún revivimos en las conversaciones familiares, memorias acerca de la visita del Papa Juan Pablo II. Su paso por las diferentes ciudades y municipios, las construcciones que se hicieron para recibirlo y que aún se conservan, e incluso las largas esperas en la calle para verlo pasar a lo lejos a bordo de su vehículo, dejaron de ser meros recuerdos para convertirse en parte de la historia reciente de nuestro país, con la anunciada visita del Papa Francisco.

Desde que se confirmó que el primer Pontífice latinoamericano de la historia pisaría tierras colombianas, locales y extranjeros empezaron a hacer reservas de vuelos y hoteles para asegurar su asistencia a una de las ciudades que planean recibirlo.

A nivel mundial, de países como España, México y Estados Unidos hicieron las reservas con más de 95 días de anticipación, lo que demuestra el gran interés hacia este tipo de acontecimientos.

En lo que respecta al interior del país, las ciudades que hicieron el mayor número de reservas para la visita del Pontífice a Bogotá fueron Barranquilla, Bucaramanga y Cali. Para viajar hacia Medellín, las capitales que registraron el mayor número de compras a través de Despegar fueron Bogotá, Bucaramanga y Cali; y finalmente para Cartagena, las ciudades origen donde se hicieron más reservas fueron Bogotá, Cali y Medellín.

Bogotá fue una de las ciudades preferidas para hacer parte de este evento, presentándose un incremento en reservas del 7% versus un día normal. Las ventas de vuelos hacia ese destino también crecieron un 7% en comparación con los tres fines de semana anteriores al evento.

Resulta lógico entonces que se espere más de un millón de asistentes a la misa que presidirá el Pontífice en el parque Simón Bolívar este 7 de septiembre.

Todas estas cifras demuestran claramente que la venida del Papa deja beneficios en ámbitos mucho más allá del religioso. Podemos verlo como un evento, un gran evento, que pone el nombre de nuestro país a rodar por el mundo y se convierte en una excelente vitrina para abrirnos a mercados y a turistas otrora lejanos.

A finales de esta semana estaremos hablando de la visita del Papa Francisco como algo en pasado, pero con seguridad los beneficios y recuerdos de su paso por Colombia trascenderán también el tiempo y serán tema de conversación en las mismas reuniones de familia otras tantas décadas más.