.
ARCHIVO Países más productivos en la elaboración de artículos científicos
miércoles, 27 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

¿En dónde estábamos, qué hacíamos y qué pensábamos cuando Antonio Meucci, en 1871, intentó patentar un prototipo de comunicación a través de un dispositivo telefónico? ¿Quiénes éramos sesenta años después, al momento de desarrollarse el teléfono móvil? ¿Para dónde íbamos cuando se dio a conocer el primer estándar de DVD, el GPS (Global Positioning System), la memoria USB (Universal Serial Bus), el Fax, el IPOD, el LAPTOP, el CD, el microondas, el POST IT, el VELCRO, la Palm Pilot, el Iphone, la cámara digital, el Wi-Fi (wireless fidelity), el correo electrónico, el airbag, el cubo de Rubik, o simplemente, el famoso Karaoke?

Todos estos desarrollos, tecnologías, instrumentos o mecanismos, cambiaron nuestros gustos, hábitos, sensibilidades, nuestra capacidad de decidir y de influir en nuestro entorno, y adicionalmente, generaron más de trescientos millones de e mpleos. ¿ Quién d efine e l M OLDE d e l o que somos y de lo que sentimos? ¿Somos simples espectadores silenciosos? ¿Quién decide para dónde vamos? ¿Cuál ha sido nuestro aporte o incidencia en esa agenda, en ese libreto o en esos derroteros que acogemos y seguimos dócilmente?

Es muy difícil generar rupturas con lo ya establecido o cambiar paradigmas tecno-económicos o impulsar el emprendimiento innovador, o las tecnologías disruptivas si no hay crédito, inversión, laboratorios y si no se vence el individualismo que caracteriza a parte de la academia. En Japón el crédito, la creatividad y los laboratorios son sinónimos. Las kaizen (innovaciones incrementales) que, en teoría, requieren una mano de obra menos calificada, son monitoreadas y soportadas por laboratorios que cuentan con equipos de altísimas especificaciones.

Laboratorio, competitividad, patente, comercialización y empleo deben ser eslabones de la misma cadena. Vemos como las patentes asociadas a la telefonía celular, por citar un ejemplo, han generado más de setenta millones de empleos en el mundo. Los ingenieros estadounidenses Jack Kilby y Robert Noyce nunca pensaron que la patente del circuito integrado o chip de silicio revolucionaría el mundo y les aseguraríaempleo a millones de personas. Tampoco David Payne, Randy Giles ni Emmanuel Desurvire, coinventores de la fibra óptica, imaginaron que la patente del dispositivo conocido como amplificador de fibra dopada con erbio, cambiaría el estilo de vida de la humanidad y generaría cientos de empleos para técnicos, obreros e ingenieros.

Hoy, el mundo no termina de sorprenderse con las propiedades del GRAFENO, y nadie pone en duda el extraordinario aporte que realizó la Universidad de Manchester, con los físicos Konstantin Novosiolov y Andréy Gueim, al rebatir la creencia de que era un material inestable termodinámicamente, convirtiéndolo, por su flexibilidad, transparencia, alta dureza, elasticidad y conductividad térmica y eléctrica, en el material del futuro.

La bioinformática, los superconductores, los microprocesadores, los implantes biocompatibles de pequeño tamaño, la tecnología audiovisual, la química de materiales, la tecnología de superficie, la tecnología de revestimiento, los procedimientos térmicos, la tecnología medio ambiental, la tecnología de las microestructuras, los productos químicos orgánicos elaborados, la química de alimentos, la química macromolecular, los polímeros y la microbiología, por mencionar algunas de las actividades más atractivas y vigentes en materia de innovación, son sinónimo de laboratorios, de patentes y de empleo.