Analistas

Falta volar para cumplir sueños

Soy William Shaw y siempre he dicho que soy mexicano de nacimiento, pero colombiano de corazón pues llevo viviendo en Colombia, un país que me robó el corazón, hace casi 20 años. Durante este tiempo he escuchado cientos de dichos y refranes colombianos, pero pocos me gustan tanto como el que dice “quiero casa, carro y beca”, una expresión que desde los ochenta representa el progreso familiar. Así que un día de 2007 me propuse crear una empresa que me permitiera agregar otro componente a la frase “quiero casa, carro, beca y viajar en avión más barato que en bus”.

Esto valió para que algunas personas me dijeran que estaba loco y me acusaran de “kamikaze” y cientos me repitieron una y mil veces que en Colombia no sería posible por la situación económica del país. El 25 de mayo de 2012, VivaColombia, la primera aerolínea de bajo costo del país, se hizo realidad e increíblemente este mes estamos cumpliendo cinco años. Entendimos que, aunque la situación económica es complicada, merecemos soñar y dejar volar nuestras mentes para conocer los hermosos lugares que tiene este gran país. 

Prueba de esto, es que el mercado de pasajeros transportados en Colombia ha crecido 63% si comparamos 2011 con 2016 después de la entrada de Viva al mercado, lo que demuestra que las personas cada día invierten más en experiencias.

Durante estos cinco años de trayectoria cambiamos la forma de viajar en Colombia y la forma de conectarnos con nuestros clientes. Somos irreverentes, divertidos y nos gusta hacer las cosas de manera diferente. ¿Quién no se acuerda de la publicidad con la que invitamos a viajar a todos los ministros del país en clase económica? O ¿La promoción de 19% para hacerle frente al aumento del IVA?, o cuando invitamos al expresidente Gaviria a que mandara a volar a su familia desde $49.990. 

A hoy hemos transportado más de 12,4 millones de viajeros con VivaColombia, y la parte más linda de todo es saber que muchos de ellos lo han hecho por primera vez en su vida con nosotros. Lo que más me emociona de esto, que empezó como una tesis de grado, es saber que hace poco iniciamos operaciones en Perú con nuestra aerolínea hermana Viva Air con el que esperamos seguir expandiendo este exitoso modelo por Latinoamérica.

Durante este tiempo hemos reído, en ocasiones hemos dormido poco, nos hemos equivocado, pero lo más importante es que hemos aprendido para prestarles a nuestros clientes un mejor servicio. Hemos crecido y hemos evolucionado permitiendo que sean más las personas que viajen en avión.

Y ustedes me preguntarán ¿Cuál es la fórmula secreta? Mi respuesta es muy sencilla: se trata de dejar volar los sueños, garantizar la seguridad y la puntualidad, conectar destinos, dinamizar el mercado, disfrutar el proceso, rodearse de un equipo al que también le gusten los tiquetes baratos que se pongan en las sillas de los clientes y entre todos seamos inagotables en la generación de ideas para volar a bajo costo.

Ese último ingrediente que hace la fórmula perfecta son los colaboradores de VivaColombia; un equipo que se juega su camisa como si fuera su último partido todos los días: comprometidos, creativos, persistentes, que hacen posible realizar sus sueños para seguir volando alto.