Analistas

Inflación de octubre y debilidad económica

El Dane reportó que el mes de octubre registró una inflación del +0,02%, cifra bastante inferior al consenso del mercado (+0,09%), pero superior a la registrada un año atrás (-0,06%). Nótese cómo ello implicó un leve aumento en la inflación total hacia 4,05% anual (vs. 3,97% anual del mes anterior), reafirmando el giro alcista que preveíamos hacia el cierre de este año.
En particular, la inflación de alimentos repuntó hacia lecturas de 2,51% anual al corte de octubre (vs. 2,22% anual del mes anterior). Dicho incremento en los alimentos contrarrestó las reducciones marginales de la inflación subyacente (sin alimentos) hacia el 4,70% anual (vs. 4,72% un mes atrás), ver gráfico adjunto.

Previo a dichas cifras, el Banco de la República (BR) había sorprendido al mercado al decidir (por mayoría de 5 a 2 votos) reducir su tasa repo en 25pb, llevándola a 5% (ver EARC No. 103 de octubre de 2017). Esa reducción llegó tras un relativo alivio en la inflación básica durante julio-octubre y un mal comportamiento de la actividad económica. En efecto, el ISE del Dane ha venido registrando tan sólo una expansión del 2,2% anual en julio-agosto de 2017 (vs. el 2,7% proyectado por nuestro ALI) y, en este sentido, la actual repo-real del 0,3% (medida contra la inflación sin alimentos) luce suficientemente estimulante.

Ahora bien, para el grueso de los analistas es claro que esas reducciones en la repo del BR tomarán unos 6-12 meses en traducirse en abaratamiento significativo del servicio de la deuda de los hogares. Esto debido a que el grueso de esos créditos se ha estado contratando a tasa fija y, además, su grado de apalancamiento es elevado, al bordear un 40% respecto de su ingreso disponible (ver Comentario Económico del Día 26 de octubre de 2017).

A nivel microsectorial, la inflación de octubre se expandió principalmente en los grupos de cultura, diversión y esparcimiento (+0,31%) y vivienda (+0,21%), mientras que tuvo contracciones en vestuario (-0,08%). Por su parte, el IPP reportó una inflación mensual de 0,8% en octubre, causando una aceleración en la lectura anual al pasar de 1,19% a 1,73% al corte de octubre.

En el frente externo, Estados Unidos se estaría expandiendo al 2,2% en 2017 (vs. 1,5% en 2016). A pesar de que esa cifra se ubica por debajo de su potencial del 2,5% y de las bajas presiones inflacionarias, el Fed ha anunciado que se apresta a iniciar la moderación en su hoja de balance y, en paralelo, el mercado se prepara para una alta probabilidad de alzas en su tasa repo, llevándola al 1,5% antes del cierre de 2017 y hacia 2,5% al finalizar 2018.

La Zona Euro estaría creciendo un 2,2% en 2017 (vs. 1,8% en 2016), donde el BCE ha anunciado moderaciones en sus inyecciones de liquidez de €60.000 millones/mes a €30.000 millones/mes a partir de 2018. Por su parte, las economías emergentes repuntarían hacia crecimientos del 4,9% en 2017 (vs. 4,2% en 2016). No obstante, América Latina no muestra un panorama tan favorable, aunque rebotaría hacia crecimientos del +1,7% en 2017 (vs. -0,9% en 2016).

Como ya comentamos, el ISE del Dane apunta hacia un pobre crecimiento del 2%-2,5% anual en el tercer trimestre, con lo cual será difícil llegar al crecimiento del 1,8% que veníamos pronosticando para 2017 (como un todo).

El prolongado paro de Avianca y el bloqueo de vías añaden efectos negativos, que bien podrían llevarnos hacia crecimientos de solo 1,5% en 2017.
La actual tasa repo real del orden del 0,3% (= 5% tasa repo – 4,7% inflación core) luce suficientemente estimulante y los movimientos futuros del BR estarán cifrados por correcciones adicionales en el frente inflacionario. Infortunadamente, la difícil situación fiscal ha llevado a recortar nuevamente el presupuesto de 2018, luego no cabe esperar sino que el repunte global de mejores precios del petróleo y de mejor actividad económica arrastren a Colombia hacia la esperada recuperación a tasas del 2,3% que avizora Anif para el año 2018.