Analistas

¡Emprendedores, debemos creérnosla!

GUARDAR

Muchas veces nos preguntan: ¿cuál es el secreto para ser un emprendedor exitoso? La verdad, no existe una fórmula mágica, pero, una cosa es ser o querer ser emprendedor con una idea, y otra cosa es ser un emprendedor con la determinación de llevar esa idea adelante. Eso implica contar con un deseo genuino de cambiar el mundo y una vocación social de servicio profunda.

Cuando nos rodeamos de un equipo que tiene los mismos valores y comparte nuestros sueños, hemos dado el primer paso, pues lo más complicado de emprender es empezar a hacerlo, y el equipo es quien motiva a seguir adelante.

El emprendedor debe reconocer el trabajo de su equipo, ser generoso con sus integrantes y hacerlo partícipe de sus decisiones. Según el Global Entrepreneurship Monitor Colombia 2016, solo 6% de las nuevas empresas resisten más de tres años y medio. De las empresas que emprenden en el país, el primer año subsiste 55%, el segundo 41% y el tercero 31%.

Desde el primer momento, en Rappi, nos preguntamos ¿cómo hacer la vida de las personas más sencilla? Hoy somos una plataforma inclusiva que beneficia a todo el ecosistema: usuarios, rappitenderos, comercios, aliados y ciudadanos; atendemos en seis países de la región, y todos los días nos sentamos con un equipo excepcional de personas a pensar qué podemos mejorar, cómo podemos hacer las cosas diferentes y, ante todo, cómo podemos enamorar a nuestros usuarios. Los grandes avances en nuestra plataforma han surgido de esos cuestionamientos.

De acuerdo con Endeavor Colombia, organización a la que pertenecemos desde 2015, su red nacional de compañías emprendedoras genera más de 11.000 empleos en Colombia, crecen a tasas por encima de 30 % al año y generan ingresos cercanos a US$600 millones.

Cifras de Innpulsa muestran que el número de empresas nuevas creadas en 2017 alcanzó el número más alto de los últimos siete años: 323.000 unidades. De hecho, cifras de 2016 indican que 53% de la población colombiana expresó su intención de crear empresa en los próximos tres años.

Así las cosas, hay que creer en que nuestra idea tendrá impacto regional y global, esto es fundamental. El talento colombiano es capaz de llevar una idea de negocio a competir a nivel mundial; no hay razón para que no veamos en Latinoamérica empresas de la talla de Silicon Valley.

Tenemos la capacidad de hacer negocios de impacto global en la región; emprendimientos que servirán de inspiración para nuevos emprendedores y que atraerán las miradas de los fondos internacionales. La innovación se tiene que quedar en nuestros países, en América Latina.

Debemos aprender a tomar riesgos, a ejecutar, a no quedarnos en el mundo de las ideas, a superar los errores… Así crearemos cosas que parecerán imposibles. Todos podemos llegar a las grandes ligas, no tenemos por qué tener complejos.

Es el momento de unir y fortalecer al ecosistema emprendedor de la región: antes de ser agentes económicos, somos agentes de transformación y beneficio social.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés