Analistas

El signo

GUARDAR

Sandra I. Fuentes Martínez

La humanidad tiene hoy un signo que permite iniciar movimientos sociales planetarios para convocar colectividades, un ícono que ha cambiado la forma de comunicarse en línea; un elemento de la escritura capaz de clasificar y conectar datos en el mar de información en el cual vivimos, para encontrar un tema específico, conocer que se habla en el momento, que solicita la mayoría de personas del mundo, determinar que es tendencia de opinión e identificar que está conectando a la gente en el mundo digital.

Esta descripción, es esperanzadora, por haber encontrado un signo que une, convoca y moviliza, en un contexto donde se requiere de ello para hacer viable y vivible el planeta en el cual estamos, y hacer equitativa la sociedad en donde convivimos. Este sencillo símbolo que está en el entorno digital ha logrado todo lo anteriormente descrito, pero solo eso, solo en el mundo digital. Este signo es # numeral, o con su nueva personalidad, que data del 23 de agosto de 2007, el hashtag o etiqueta.

Hace 12 años, se escribió el primer hashtag, #barcamp, publicado por Chris Messina con el propósito de crear un grupo. Actualmente, cada día se comparten más de 125 millones de etiquetas a nivel mundial, en las plataformas de redes sociales. Ahora se usa el hashtag para ser descubierto, ganar seguidores, hacer crecer las cuentas de redes sociales y profesionales, promocionar una marca o un evento, y crear una comunidad de información con temas en común.

Frente a sucesos que afectan o que duelen, la solidaridad se expresa con un #, y solo es un numeral para decir que a la gente le afecta o le inquieta algún tema. El más reciente, #PRAYFORAMAZONAS, es tendencia frente al mayor ecocidio del siglo en el Amazonas, se está atacando al pulmón del planeta, que produce el 20% del oxígeno de la atmósfera terrestre. Hoy arde el Amazonas, 500.000 hectáreas en 16 días, y en lo que va corrido del año, 72.843 incendios en Brasil; y a ello se suma el incremento de 66% en la deforestación en el último año.

Frente a este panorama, necesitamos signos más allá de hashtag, porque lo que ocurre no es virtual, es real y supera lo digital, se requiere pasar de likes, a movilizar voluntades, no necesitamos más seguidores de contenidos sino protagonistas de cambio. Es necesario levantar la mirada de las pantallas, porque “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”. Albert Einstein

Sentados viendo online lo que ocurre, no es una solución. Las soluciones se construyen con diálogos que establezcan propuestas innovadoras e inmediatas a los problemas, y no solo dar opiniones de asombro. Así mismo, las soluciones se alcanzan al tomar decisiones individuales, con respaldo ético, asumidas con responsabilidad y no a la ligera. Decisiones que van desde cambios en los hábitos cotidianos que afectan los intereses comunes, hasta decisiones como el voto, que por derecho se tiene y que a veces se ejerce sin información o no se practica. Se requiere elegir dirigentes que trabajen por el desarrollo sostenible.

La sumatoria de decisiones individuales permitiría avanzar hacia una responsabilidad de sociedad donde cada # cuenta, pero con voluntad, no solo escribir un hashtag para compartir en redes un deseo de solidaridad, se requieren diálogos humanos que construyan soluciones conjuntas e innovadoras para tomar acciones urgentes.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés