Analistas

Análisis de las economías en 2050 : El caso colombiano

GUARDAR

Después de un año lleno de preocupaciones en la parte política, tanto con el Brexit como con la elección del presidente Trump, el mundo económico está preocupado con el orden económico mundial futuro. Un informe de PwC resultó ser un estudio completo sobre el futuro de las economías proyectadas hasta 2050. El crecimiento económico para 32 de las económicas mas influenciables del mundo, que representan  84% del PIB mundial, provocará el ascenso de los países emergentes. Las proyecciones del estudio fueran hechas a partir de un modelo económico (El Modelo de Solow) que tiene en cuenta la demografía, la inversión de capital, niveles de educación y el progreso tecnológico. 

El caso colombiano

Como se puede observar con el gráfico, que indica la tasa de crecimiento anual del PIB real entre 2016 y 2050, Colombia salió como economía emergente relativamente grande que tiene un fuerte potencial frente al crecimiento sostenible a largo plazo en las próximas décadas. 

Después de 50 años de conflicto armado con la guerrilla de las Farc, el acuerdo de paz debe traer a Colombia un mayor desarrollo social y económico y, con ello, mejorar la calidad de vida y la inclusión económica de las regiones. La economía colombiana ha alcanzado un crecimiento interesante en los últimos anos. En 2012 el PIB alcanzo 4%, en 2013, 4,7%, en 2014, 4,6% y 3,1% en 2015. 

De hecho, la depresión de los precios del petróleo y de los precios de otros commodities afectaron al país en 2014 como a todos los países de la región. Sin embargo, la economía colombiana se quedó como la más estable de los mercados con previsiones de 3,8% de crecimiento para 2018 según el FMI. Los sectores mas atractivos de la economía colombiana están situados en la industria financieras de servicios, los sectores de servicios hasta el petróleo y el gas contribuirán en el PIB. 

Además hay resultados muy optimistas para el futuro, el Gobierno colombiano aumentó la inversión en el sector de la infraestructura y la construcción, una importante contribución al desarrollo económico a largo plazo,  con las carreteras de la Cuarta Generación que se han desarrollado, así como la construcción de viviendas sociales. El Gobierno también ha promovido activamente el sector agroindustrial (6,2% del PIB en 2015), así como el sector manufacturero (11% del PIB en 2015) para promover el crecimiento económico a largo plazo.

Varios aspectos de la políticas monetarias ayudarán a Colombia a mantenerse estable. El Gobierno alcanzó la tasa de desempleo más baja de 8,5% en 2016 y se espera que permanezca igual en el futuro. La inflación se elevó a alrededor de 6%-7% en 2015-16 como resultado del fenómeno de El Niño y la marcada depreciación del peso en los últimos año sigue  por los precios del petróleo. Sin embargo, estos son factores temporales y se espera que el Banco Central vuelva a bajar la inflación dentro de su rango meta de 2%-4%. El déficit de la balanza comercial también aumentó de 1,7% del PIB en 2014 a 5,3% del PIB en 2015 debido al efecto de los menores precios del petróleo y otros productos básicos y al crecimiento global moderado.

Así, el Gobierno está usando varias reformas con el fin de cumplir los estándares que solicita la Ocde. Tuvo una importante reforma tributaria que está en vigor desde el 1 de enero de 2017, lo que introducirá cambios en el sistema fiscal, así como en la propia economía. Esta reforma tiene como objetivo reducir el déficit del sector público y reducir la carga para las empresas mediante el aumento del impuesto al valor agregado y la ampliación de la base imponible. Estos desarrollos positivos traen grandes oportunidades para un fuerte crecimiento a largo plazo para Colombia, pero también algunos desafíos para el país, que requieren inversiones en educación, salud e infraestructura, y generación de empleo para realizar plenamente este potencial. Los TLC vigentes desde Noviembre de 2014, ayudan Colombia situarse como un lugar de negocios. Las proyecciones prometen un crecimiento económico de 4,5% hasta 2020. Colombia está proyectada como la economía con el crecimiento mas rápido de América Latina ligeramente adelante de México y mucho mejor que Brasil y Argentina. 

Las proyecciones para el futuro de la economía colombiana son positivas y tienen un impacto significativo. Colombia necesita, para el futuro, enfocarse en los objetivos de implementación de reformas estructurales,  establecer política para atraer negocios sin olvidar crear una buena política de cambio climático. Hay que buscar la reducción de desigualdades y traer más tecnología.

Analysis of the economies in 2050: The Colombian case

After a year full of political concerns with both Brexit and President Trump’s election, the economic world is worried about the future world economic order. According to the PwC report, a full study on the future of the projected economies was made up to 2050. Economic growth for 32 of the world’s most influential economies represents -in a very significant percentage- 84% of world GDP (gross domestic product) rise of emerging countries. The projections of the study were based on an economic model (The Solow Model) that takes into account demography, capital investment, levels of education and technological progress.    

The case of Colombia 

As can be seen from this map, annual growth rate of real GDP between 2016 and 2050, Colombia emerged as a relatively large emerging economy that has a strong potential for long-term sustainable growth in the coming decades.

After 50 years of armed conflict with the Farc guerrilla group, a peace agreement must bring Colombia greater social and economic development and, with it, improve the quality of life and the economic inclusion of the regions. The Colombian economy has achieved an interesting growth in recent years. In 2012 GDP reached 4%, in 2013, 4,7%, in 2014, 4,6% and 3,1% in 2015. In fact, the depression of oil prices and commodity prices will affect Colombia in 2014 like all countries in the Latam region. However, the Colombian economy remained the most stable of the markets with a forecast of 3,8% growth for 2018 according to the MFI. The most attractive sectors of the Colombian economy are located in the financial services industry, the service sectors to oil and gas will contribute to GDP while a slight drop.

In addition, with very optimistic results for the future, the Colombian Government increased investment in the infrastructure and construction sector, an important contribution to Colombia’s long-term economic development with the fourth generation roads that have been developed, as well as The construction of social housing. The Government has also actively promoted the agro-industrial sector (6,2% of GDP in 2015) as well as the industrial manufacturing sector (11% of GDP in 2015) to promote long-term economic growth.

Several aspects of monetary policy will help Colombia to remain stable. The government achieved the lowest unemployment rate by an estimated 8,5% in 2016 and is expected to remain the same in the future. Inflation rose to around 6-7% in 2015-16 as a result of the El Niño climate effect and the sharp depreciation of the Colombian peso in recent years, due in particular to low oil prices. However, these are temporary factors and the central bank is expected in the long term to lower inflation again within its target range of 2-4%. The trade balance deficit also increased from 1,7% of GDP in 2014 to 5,3% of GDP in 2015 due to the effect of lower oil and other commodity prices and moderate global growth – the IMF asserts that the Effect will moderate in the future.

Furthermore, the Government is also reforming with several reforms in order to meet the standards requested by the Oecd – that challenge is very important for Colombia in terms of visibility. It continues with a major tax reform has been in force since January 1, 2017, which will introduce significant changes in the tax system, as well as in the economy itself. This tax reform aims to reduce the public sector deficit and reduce the tax burden for businesses by increasing the value added tax and extending the tax base. These positive developments bring great opportunities for strong long-term growth for Colombia, but also some challenges for the country, which require investment in education, health and infrastructure and employment generation to fully realize this potential.  Moreover, the free trade agreements in force since November 2014, help Colombia to its open economy and put Colombia as a place to do business. Projections promise 4,5% economic growth through 2020. Colombia is projected to be the fastest growing economy in Latin America, dynamic and attractive, slightly ahead of Mexico and much ahead of Brazil and Argentina.

Projections for the future of the Colombian economy are positive and have a significant impact. Colombia needs, for the future, to focus on the objectives of implementing structural reforms, to establish incentive policies to attract business, not forgetting the policy of climate change, reduction of inequalities and technological transition.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés