Analistas

Se deben reforzar las instituciones

GUARDAR

Nuestras autoridades tienen en frente el reto de controlar las prácticas desleales de comercio, cualquiera que sea su origen. En esta tarea cuentan con el apoyo y colaboración del sector privado. Para hacer frente a este reto, es preciso reforzar y modernizar nuestra institucionalidad aduanera y tributaria.  

Es precio aprovechar la reforma tributaria para fortalecer a la Dian. Es necesario garantizar que la administración tenga una mayor capacidad efectiva de control a la evasión y el contrabando. Y ello pasa por la posibilidad de tener una mayor planta de personal, con funcionarios especializados retribuidos salarialmente en forma adecuada.

Según estimaciones del BID, en Colombia la administración tributaria solo tiene capacidad para inspeccionar a uno de cada 1.000 contribuyentes, mientras que los países de América Latina, en promedio, inspeccionan cerca de 300 por cada 1.000 contribuyentes.

Algo similar ocurre en el campo aduanero. Permítanme ilustrar lo que aquí ocurre. En Colombia, un inspector de aduanas recibe entre 30 y 60 declaraciones que debe gestionar diariamente, y tiene una eficacia menor a 10%.

En el caso de Perú, por ejemplo, un inspector recibe en promedio 12 declaraciones diarias y su eficacia es de 90%. ¿Por qué ocurre esto? Sencillo, en Perú la administración aduanera cuenta con un número mayor de inspector y el sistema de gestión del riesgo le indica al inspector la variable en la que debe centrar su trabajo. En el caso nuestro, al inspector le asignan las declaraciones y él debe explorar todo y nada.

Esta es una tarea urgente, puesto que por la vía de la evasión tributaria y el contrabando se estima que la administración pierde el equivalente a 47% de los ingresos ordinarios de la Nación.

Yo le pregunto a los empresarios, ¿qué le pasaría a nuestras empresas si pierden el 47% de lo que producen?

El fortalecimiento de la administración tributaria y aduanera permitirá reducir sustancialmente la evasión y el contrabando. Dicho fortalecimiento implica contar con una mayor planta de personal pero también, fundamental, contar con una mayor capacidad técnica que haga posible aprovechar las tecnologías de la información para detectar áreas de potencial fraude fiscal y aduanero. 

Quiero reiterar que el sistema informático de la Dian resulta fundamental, no solo para combatir el fraude, sino también para facilitar las operaciones de comercio exterior. Para ejemplificar esto, basta recordar que un usuario de comercio exterior puede efectuar electrónicamente una declaración de exportación en un tiempo de 20 minutos, pero si no hay sistema y dicha operación se debe efectuar en forma manual, se toma 11 días.

Mucho se ha hablado de la reforma tributaria que se va a presentar ante el Congreso de la República y de que esta debe ser estructural.

El reto en este campo no es menor. La Constitución de 1991 crea un Estado Social de Derecho, es decir, un Estado que a través de garantizar una serie de derechos, le brinda a sus habitantes una situación de bienestar, pero al mismo tiempo no ha podido generar los recursos tributarios para financiar estas obligaciones. Colombia genera recursos tributarios equivalente a 15% del PIB, mientras países como Brasil alcanzan el 28%.

Pero aún más, la carga tributaria en Colombia recae sobre unas pocas empresas formales. De un total de un 1,5 millones de empresas que tributan, solo 3.441 pagan 80% del impuesto de renta de las personas jurídicas.

Tenemos que cambiar esta situación, ampliando la base tributaria y logrando que muchos más aporten de acuerdo con sus reales capacidades económicas. 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés