Analistas

Ocde, libre comercio y Otan

El 30 de mayo, el presidente Juan Manuel Santos suscribió en París el ingreso de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Ocde. Al día siguiente, firmó en Bruselas el acuerdo mediante el cual Colombia adhiere a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Otan, como socio global, categoría a la cual también pertenecen países no-miembros como Australia y Japón.

La coincidencia de fechas de estas dos ceremonias no tiene una explicación distinta a la disponibilidad de tiempo en la agenda presidencial y la proximidad de las dos capitales europeas. Sin embargo, el anuncio casi simultáneo del ingreso a la Ocde y la asociación con la Otan dio origen al malentendido de que podría existir una relación de causalidad entre los dos eventos, lo cual no es el caso.

Se trata de dos procesos independientes, con cronogramas propios, que se refieren a temas diferentes: la calidad de las políticas públicas y la seguridad nacional.

Los temas mencionados tienen elementos en común con la suscripción de TLC con Norteamérica y la Unión Europea, al igual que con la participación del Banco de la República en el Banco de Pagos Internacionales con sede en Basilea, autorizada por el Congreso en 2011.

Pero como deferencia hacia los países latinoamericanos amigos, conviene colocar la asociación con la Otan en contexto, porque algunos dirigentes bolivarianos la están haciendo aparecer como el espectro de una agresión extra-regional. La asociación de Colombia con la Otan no es una decisión improvisada.

Tampoco es una novedad. Se inició en 2009. En 2013 se suscribió un primer acuerdo de intercambio de información y de cooperación en entrenamiento de personal militar. La Armada Nacional participó en una operación de la Otan contra la piratería en el litoral nororiental del África. El acuerdo actual, que contribuye a modernizar las Fuerzas Armadas, le permitirá a Colombia asistir a las reuniones de los Jefes de Defensa de los países miembros de la Otan.

El proceso de liberalización gradual del comercio exterior, iniciado a finales de la década de los ochenta, se intensificó en los años 1990 a 1994, y siguió avanzando después de la pausa entre 1994 y 1998. En 2005, Colombia estaba dispuesta a participar en el esquema de libre comercio hemisférico, Alca, que promovía entonces el gobierno de Estados Unidos. Esa iniciativa se frustró por la oposición de los presidentes Hugo Chávez, Luiz Inácio Lula da Silva y Néstor Kirchner, quienes contaban con la asesoría intelectual de Diego Maradona. Colombia suscribió un TLC con Estados Unidos y acuerdos similares con Canadá y la Unión Europea. El TLC con Estados Unidos sirvió de pretexto a Chávez para retirar a Venezuela de la CAN.

Si bien la negociación del acceso a la Ocde se inició a partir de 2013, la primera aproximación a esa entidad se hizo en 1976. Lo que revelan los procesos mencionados es la conformación de un consenso creciente alrededor del propósito de fortalecer los vínculos con las democracias industrializadas.