Analistas

La Alianza del Pacífico y la SAC

GUARDAR

El encuentro en Cartagena de los presidentes de México, Colombia, Chile y Perú para reiterar su compromiso con la liberalización comercial es un paso positivo. Constituye un avance en el proceso de inserción en la economía mundial.

La Alianza del Pacífico responde a objetivos colombianos, tanto diplomáticos como de política económica internacional.  Fortalece la capacidad negociadora del país y le facilita proyectar su comercio hacia la Región Asia-Pacífico. Estrecha los vínculos con naciones amigas, con las cuales comparte un manejo macroeconómico responsable y una actitud favorable a la economía de mercado y al Estado de Derecho. Los cuatro gobiernos ratificaron el propósito de avanzar hacia la libertad de movimiento de bienes, de servicios, de capitales y de personas.

Una iniciativa  con menos de tres años de vigencia ya puede señalar resultados tangibles.  Se han eliminado las visas para los ciudadanos de los países miembros. Se están abriendo sedes diplomáticas y comerciales compartidas en Asia y África. Se empiezan a hacer promociones de turismo conjuntas y a intercambiar becas para estudios universitarios. La posibilidad de acumulación de origen para partes e insumos provenientes de miembros de la Alianza abre nuevas opciones para participar en las cadenas productivas internacionales.  La Alianza resulta atractiva para la inversión extranjera, no solo para ingresar a un mercado ampliado, sino también  para conformar plataformas exportadoras hacia al resto del mundo. Los consumidores de los países miembros obtienen acceso a una mayor variedad de bienes, a menores precios.                                                                                                                                                                                         

La economía colombiana está menos integrada al comercio mundial que la de México, Chile o Perú. Por lo tanto, Colombia se beneficia de los avances logrados por sus socios en los países asiáticos. La Alianza del Pacífico es una iniciativa que cuenta con un amplio respaldo regional, empresarial y técnico. Corresponde a la tendencia hacia la internacionalización de la economía colombiana, iniciada hace varias décadas, y que ha dado resultados positivos. Se han ido superando las resistencias proteccionistas iniciales, y las predicciones catastróficas que las acompañaban. Se han obtenido abundantes ventajas en términos de empleo, inversión, modernización del aparato productivo y bienestar de los consumidores con el cambio de rumbo. La economía colombiana se ha fortalecido y se ha hecho más competitiva con la apertura hacia el comercio internacional y la inversión extranjera. La Alianza del Pacífico es un desarrollo de ese proceso.

El rechazo de las directivas de la Sociedad de Agricultores de Colombia – SAC a la Alianza del Pacífico es consistente con su oposición sistemática a los TLC. Refleja nostalgia por una economía cerrada, en la cual se produce para un mercado cautivo. Ese pesimismo exportador es injustificado. Los acuerdos de libre comercio han creado nuevas oportunidades para exportar productos agropecuarios, las cuales están siendo aprovechadas. La actividad gremial no debe limitarse a pedir subsidios y reclamar barreras arancelarias.  

Hay una alternativa preferible a insistir en una postura retardataria. La SAC podría hacer una contribución social valiosa apoyando la investigación, la apertura de mercados externos, la inversión en infraestructura y todas las políticas públicas encaminadas a vigorizar el agro colombiano. 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés