Analistas

La nueva normalidad

GUARDAR

Roberto Rave Ríos - rraverios@gmail.com Estudiante Executive MBA - Universidad de Miami

La nueva realidad exige más del ciudadano que del Estado, de la empresa que del Gobierno, de la consciencia individual, que de la coacción de la fuerza, de la cultura ciudadana que de la militarización de las ciudades. En las últimas semanas, más de cinco millones de colombianos han perdido su empleo, su sustento diario y el de su familia, es por esto que se avecinan momentos más complejos, no solo en términos de salud, sino también sociales, derivados de la destrucción empresarial.

A diferencia de lo que muchos colegas han afirmado, el capitalismo no está en jaque, no está liquidado ni muerto, por lo contrario, esta crisis histórica ha mostrado la trascendencia de este joven sistema económico que le ha enseñado al mundo la trascendencia de las libertades, del esfuerzo, del mérito y de la propiedad privada. En este sentido, el capitalismo está para quedarse y su evolución es innegable. Muy bien lo ha mencionado Raj Sisodia en su texto Firms of Endearment y en sus investigaciones sobre el “capitalismo consciente”. Las empresas tienen también un sentido cristiano y social en su interior y el culmen de las reflexiones sobre esta afirmación se ha dado en la pandemia actual.

La evolución de este sistema, trascendental en la eliminación de la pobreza y el aumento de la calidad de vida y desarrollo en el último siglo, está generando empresas con mayor consciencia social, con una mejor concepción de su importancia en la humanidad, que deriva no solo de pagar impuestos y cumplir con la legislación, sino también de la generación de bienestar y dignidad a través del empleo y la creación de oportunidades para el nacimiento de más empresarios.

En un sondeo interno realizado por varios empresarios antioqueños, se confirmó la imagen negativa de los empresarios en esta región. Sin embargo, un dato de la encuesta generó una perspectiva importante. Al 96,8% de los trabajadores encuestados, les gustaría trabajar en una empresa que les de un porcentaje de tiempo para el desarrollo de sus proyectos de emprendimiento. Este es el modelo usado en muchas de las empresas exitosas de las naciones desarrolladas, basta solo con ver Silicon Valley, una zona de California que “Si fuera un país, sería el país más rico del mundo después de Qatar, con un Producto Interno Bruto (PIB) per cápita anual de US$128.647”.

La reconstrucción de la economía estará en las manos de los empresarios y es por esto que el Gobierno, debe continuar con la tarea de permitir una reactivación económica progresiva y ordenada. Algunos puntos generales para considerar tanto desde el sector privado como público:

1. Trasladar la mitad de los días festivos a las vacaciones de los empleados, generando así más continuidad en la reactivación.

2. El Gobierno debe apoyar e incentivar a las empresas que generen emprendimientos en su interior y faciliten el nacimiento de empresarios.

3. La solidaridad debe ser marca por la espontaneidad y no por la obligatoriedad.

4. El empresario debe alejarse de la discusión tradicional para hablar sobre temas como el capitalismo consciente.

5. La tarea de los empresarios está en comunicar mejor y en asumir su papel de liderazgo no solo económico sino también social y en ocasiones politico.

La nueva normalidad esta creando empresas más conscientes y ciudadanos con un sentido ms profundo sobre su papel.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés