Analistas

Reuniones del Fondo Monetario y Banco Mundial

Las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM) se están llevando a cabo esta semana en Washington. Como es usual, el Fondo Monetario hizo público su documento Panorama Económico Mundial o World Economic Outlook, WEO. En dicho documento se hacen revisiones del crecimiento económico mundial para los próximos dos años por regiones y por países; se analizan los cambios más recientes en el ambiente económico mundial, las tendencias del comercio mundial y de la inversión, así como el comportamiento y las proyecciones de los productos básicos incluyendo el petróleo. La tasa de crecimiento mundial se estima que pasará de 3,2% en 2016 a un 3,6% en 2017 y 3,7% en 2018, en tanto que América Latina registrará un 1,2% en el año en curso y 1,5% en 2018. El crecimiento de Colombia este año se estima será 1,7% y de 2,8% en 2018.

El segundo capítulo del WEO se refiere al comportamiento que se viene observando en la dinámica de los salarios en los países más avanzados y se encuentra que el crecimiento de los salarios en los países ricos es inferior a los que se venían registrando con anterioridad a la Gran Recesión del 2008-2009. El tercer capítulo del WEO tiene que ver con el tema de gran incidencia para el mundo en general pero de manera particular para los países tropicales como Colombia y se refiere al cambio climático y su incidencia económica en los diversos países. El cuarto capítulo del WEO se refiere a un tema que suena un poco enigmático y complejo: cuáles son los efectos de externalidades de las políticas tributarias entre los países, y muy particularmente de las reformas tributarias en los países grandes más avanzados sobre los otros países avanzados y sobre los emergentes. Esto nos hace reflexionar, por ejemplo, en el impacto que puede tener la reforma tributaria que se viene anunciando en los Estados Unidos sobre la actividad económica en Colombia. Si en Estados Unidos, a título de ejemplo, se reducen los impuestos a las empresas de manera significativa, en tanto en Colombia se mantienen altos, y si en nuestro país persiste la incertidumbre jurídica, es altamente posible que algunas empresas norteamericanas decidan cerrar sus sucursales en Colombia y expandir la fabricación local en Estados Unidos, así la mano de obra en nuestro país sea más barata.

Pero la realidad es que las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial no se limitan a los análisis de las perspectivas económicas mundiales. Esta es una reunión de las autoridades económicas de los diversos países y los banqueros centrales con los organismos de crédito multilaterales y con los banqueros comerciales del mundo entero. En esos días, lo que se busca a través de múltiples reuniones bilaterales es el conseguir y negociar el financiamiento externo de los países para el año venidero. También se usan las reuniones para obtener el apoyo de los organismos multilaterales a los programas económicos de los diversos países. En el caso de Colombia, seguramente se están aprovechando las reuniones para que las entidades multilaterales, los banqueros comerciales y las calificadoras de riesgo soberano aplaudan el manejo económico, el proceso de paz y apoyen la importancia que Colombia sea aceptada rápidamente en la Ocde.