El presidente Betancur y la economía

GUARDAR

A Belisario Betancur se le recordará como político conservador de origen antioqueño que fue elegido Presidente de la República para el período 1982-1986. Asimismo se destacará que impulsó el Grupo de Contadora por la Paz en Centroamérica e inició la apertura democrática en el país, con la incorporación de los principales grupos y movimientos armados a la vida civil; que promovió la vivienda sin cuota inicial, y la universidad abierta y a distancia. De igual manera, que durante su gobierno se aprobó la ley sobre elección popular de alcaldes. Se destacarán igualmente las dificultades y tropiezos que enfrentó durante su Administración con fenómenos inesperados como el terremoto de Popayán y la tragedia de Armero, así como los sucesos del Palacio de Justicia. También lo recordarán como periodista, humanista y como amigo de las artes y quienes trabajamos con él como un gran Presidente y un gran guía que nunca olvidaremos.

Seguramente, muy pocas personas tienen conocimiento que el presidente Betancur tuvo gran ascendencia en la solución de los problemas económicos de América Latina durante la crisis de la deuda de la región. En su discurso ante la Cumbre Latinoamericana de Cancilleres y Ministros de Hacienda llevada a cabo en Cartagena el 21 de junio de 1984 el presidente Betancur decidió plantear de frente el problema del servicio de la deuda que enfrentaban entonces los países de la región, y ayudó a consolidar lo que se denominó el Consenso de Cartagena que obtuvo el apoyo unánime de los países de la región. Mediante dicho Consenso se logró acordar que las renegociaciones de la deuda externa las adelantaría cada país de manera individual y caso por caso con los acreedores y con el Fondo Monetario Internacional, y evitó que se diera una acción colectiva de los países de América Latina de entrar en una moratoria conjunta como lo proponían los países más importantes de la región.

Tampoco es conocido que el presidente Betancur apoyó un profundo ajuste fiscal y coadyuvó a que el Congreso aprobara reformas tributarias que introdujeron el IVA y fortalecieron el impuesto a la renta y que fue el gestor de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, y con los bancos multilaterales y comerciales que permitieron a Colombia restablecer el acceso a los mercados internacionales de capitales y evitar una gran crisis cambiaria. Para lograrlo viajó expresamente a Washington y se entrevistó personalmente con el Director Gerente del Fondo Monetario Internacional y con las autoridades económicas de los Estados Unidos. Al respecto, cabe recordar que el país venía perdiendo reservas internacionales y requería incrementar sus exportaciones.

Existía la necesidad de dotar de recursos externos a Ecopetrol para adelantar las inversiones en la explotación de los pozos de Caño Limón y al gobierno nacional para realizar sus aportes de capital en Carbocol para la explotación de carbón del Cerrejón. Además, tanto el Banco de la República como el Gobierno Nacional requerían recursos externos para el fortalecimiento de las reservas y para el presupuesto, respectivamente. Sin duda, el paso más trascendental de economía política fue la negociación de un acuerdo de monitoría con el Fondo Monetario Internacional en condiciones novedosas para esa institución que facilitó los créditos de la banca internacional. El apoyo e intervención directa del presidente Betancur en favor de la estabilidad cambiaria y fiscal debe servir de ejemplo para sus sucesores.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés