Analistas

El marco fiscal del 2018

Uno de los instrumentos que servirá de base para el empalme entre el equipo económico de la Administración Santos, encabezado por el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y de la Administración Duque, representado por el exministro Alberto Carrasquilla, será el recién publicado Marco Fiscal de Mediano Plazo 2018, MFMP.

La ley 819 del 2003 sobre Responsabilidad y Transparencia Fiscal que, entre otras, fue firmada por el exministro Carrasquilla cuando se desempeñaba como Ministro de Hacienda de la Administración Uribe, estableció la obligación al Ministerio de Hacienda de elaborar y presentar al Congreso anualmente un MFMP, con un plan financiero del sector público, un programa macroeconómico plurianual, un informe de resultados macroeconómicos y fiscales, una evaluación de las principales actividades cuasi-fiscales realizadas por el sector público, una estimación del costo fiscal de las exenciones tributarias existentes, una relación de los pasivos contingentes que pueden afectar la situación financiera de la Nación, así como el costo fiscal de las leyes sancionadas en la vigencia fiscal anterior.

Entre los aspectos que sobresalen en el Marco Fiscal del 2018, que seguramente serán materia de escrutinio en el empalme, se encuentran las perspectivas de crecimiento de la economía y las fiscales. En términos de crecimiento del PIB, el MFMP estima que será de 2,7% en el año en curso y que si bien la construcción de vivienda y la minería registrarán crecimiento negativo, el crecimiento de la industria manufacturera y de las obras civiles de infraestructura vial de 4G será positivo, al tiempo que las actividades financieras, el comercio y los servicios jalonarán la activad económica.

El documento resalta la baja observada en el desempleo y la mayor formalización laboral, el control de la inflación y el mejoramiento de la balanza de pagos, así como la solidez del sector financiero.

En lo que hace a las finanzas públicas y sus perspectivas, se presenta el balance fiscal del gobierno nacional y del sector público consolidado en los últimos años, el balance primario del gobierno nacional y la situación de la deuda pública. Asimismo, las proyecciones fiscales y la estrategia fiscal para los próximos diez años que es una de las exigencias del MFMP.

Respecto a la senda del déficit fiscal que establece la regla fiscal se explica que, según lo establecido por el Comité, del 2018 en adelante, la regla fiscal obliga al Gobierno a reducir el déficit total hasta coincidir con el estructural en 2027 que es de 1,0% del PIB y concluye que, aunque la recuperación de los precios del petróleo contribuirá a facilitar su cumplimiento, para lograr las metas de déficit, y así conservar la credibilidad de Colombia a los ojos de los mercados, el Gobierno deberá continuar en el proceso de consolidación estructural de las cuentas fiscales de la Nación y plantear la reducción del gasto en el mediano plazo.

Esto exigirá entre 2018-2022 elevar los ingresos tributarios del Gobierno nacional del 15,1% del PIB al 16,4%, al tiempo que los gastos deberán reducirse del 18,1% del PIB al 17,8%, o sea un ajuste total del 1,6% del PIB. Tales proyecciones ratifican que, para cumplir con la regla fiscal, será necesario emprender por parte de la Administración Duque tanto una reforma tributaria, como del gasto público. Veremos que opina el nuevo Primer Mandatario y su equipo económico.