Analistas

El crecimiento de la economía

GUARDAR

De acuerdo el Dane, en el primer trimestre la economía colombiana se expandió (2,2%) con respecto al primer trimestre de 2017. Esta expansión es superior a la registrada en el último trimestre de 2017, cuando fue (1,6%).

Según el Departamento Nacional de Planeación (DNP), dicho resultado se encuentra dentro del rango de crecimiento de los analistas del mercado quienes estimaban un crecimiento para el primer trimestre, entre 1,9% y 2,1%. Respecto al comportamiento de la economía, cabe destacar varios aspectos: el primero, tiene que ver con la composición del crecimiento por sectores de la actividad económica; el segundo, con la composición por el lado de la demanda; y el tercero, se refiere a su magnitud.

El primer tema que llama poderosamente la atención es la composición del crecimiento por sectores de la actividad económica. Según el Dane, el crecimiento en el primer trimestre de 2018 se explica fundamentalmente por el desempeño del comercio (3,95%); los establecimientos financieros, seguros y servicios inmobiliarios (6,1%), y los servicios sociales y de administración pública (5,9%). Esto significa que el crecimiento de la economía estuvo fundamentado en los servicios antes que en el aumento de la actividad fabril o propiamente productiva como dirían los fisiócratas.

Es así como la agricultura apenas creció un (2%), en tanto que un sector con mal desempeño fue el de construcción (-8,2%), que cayó debido a la disminución en edificaciones (-9,2%) y de las obras civiles (-8,2%). Otras caídas importantes se registraron en carbón (-10%), y el oro (-33%). Asimismo, la industria manufacturera registró una baja de -1,2%.

El segundo aspecto para resaltar es la composición del crecimiento visto por el lado de la demanda agregada o del gasto. Según lo divulgó el Dane, en el primer trimestre de 2018 se presentaron las siguientes variaciones respecto al mismo período de 2017: aumentó el gasto de consumo final en 3,2%, que resulta de la combinación de un incremento en los gastos de consumo del gobierno de 6,7% y en el consumo privado de 2,5%, en tanto que, de otro lado, disminuyó la formación bruta de capital o sea la inversión en -3,9% y las exportaciones en -0,5%. Por su parte, las importaciones disminuyeron en -1,7%.

El tercer tema tiene que ver con la magnitud del crecimiento. Aunque ciertamente la tasa del primer trimestre del año de 2,2% evidencia una recuperación de la actividad económica cuando se le compara con el crecimiento del mismo trimestre del año anterior o con el registrado en el último trimestre de 2017, la realidad es que la reactivación de la economía se vislumbra como muy frágil, no solo por su magnitud, sino particularmente por los sectores que jalonaron la economía que, como se explicó atrás, fueron esencialmente los servicios.

Visto por el lado de la demanda preocupa, igualmente, que la principal fuente de crecimiento hayan sido los gastos de consumo del gobierno o sean los gastos de funcionamiento del Estado, en tanto que las exportaciones y la inversión registraron caídas.

Por lo tanto, el Gobierno todavía no puede lanzar un grito de victoria frente a la reactivación de la economía. Esta se dará cuando veamos crecimientos positivos en la inversión, en las exportaciones y en sectores productivos como la industria, la construcción y la minería y una agricultura mucho más pujante.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés