Analistas

El crecimiento de la economía

En el segundo trimestre de 2017, según el Dane, la economía colombiana creció 1,3%. Por sectores, siete de las nueve ramas registraron aumento, en tanto que dos, la industria manufacturera y la minería (explotación de minas y canteras), mostraron caídas. Entre las actividades con mayor aumento figuran la agricultura con 4,4% anual y los establecimientos financieros y seguros con 3,9%. En cuanto a los sectores que mostraron caídas, la baja de la industria manufacturera fue de 3,3%, en tanto que la de la minería fue de 6%. El resultado de la actividad económica y de sus diferentes ramas de actividad en el segundo trimestre del año estuvo en línea con las expectativas que tenía el Gobierno como los expertos y los organismos especializados, dados los indicadores y encuestas que se venían publicando.

Estos resultados provocaron, como sería de esperar, un conjunto de sugerencias sobre las medidas de corto plazo que se deben adoptar para reactivar la economía, así como reflexiones del Gobierno y de los expertos en torno a lo que podrá ser la tasa de crecimiento de la economía en el segundo semestre y las proyecciones para 2017. Al respecto, la respuesta inmediata del Ministro de Hacienda tras conocer las cifras del Dane fue la de manifestar que, conocidos también los buenos resultados de la inflación de julio, habría, a su juicio, un espacio dar un mayor impulso monetario a la demanda agregada al rebajar las tasas de interés del Banco de la República, reconociendo, no obstante, que el espacio no es mucho. Agregó que: “Ya se hizo la mayor parte, pero sí hay espacio para bajar un poco más la tasa”. En el mismo sentido se pronunció el nuevo co-director de la Junta del Emisor, José Antonio Ocampo.

Por su parte, el pronunciamiento del gerente del Emisor, Juan José Echavarría, según lo reporta la prensa fue, dadas sus responsabilidades, un poco más cauto. Afirmó que “se nos está agotando el espacio para bajar tasas” y fue enfático en resaltar que no se tienen las mejores noticias de inflación, pues “la meta del Banco no es 4%, es 3%”. Pero las ideas y propuestas para estimular la economía en el corto plazo no se limaron al estímulo monetario de la baja en las tasas de interés. También se escucharon propuestas francamente heterodoxas, como las sugeridas por el presidente de Fenalco de suspender transitoriamente los incrementos de tres puntos del IVA introducidos en la última Reforma Tributaria. Afortunada y acertadamente el Ministro de Hacienda salió a defender la estabilidad fiscal y la importancia de esta para la credibilidad externa y la confianza inversionista.

En cuanto a las implicaciones de la cifra de crecimiento del PIB en el segundo trimestre sobre la tasa anual de crecimiento de la economía se manifestó un gran consenso en el sentido que, aún aceptando que la economía muestre recuperación durante la segunda parte del año, es altamente probable que la tasa de crecimiento para 2017, en el mejor de los casos, apenas ascienda a 2% anual. Al respecto, Fedesarrollo aseguró que no obstante el crecimiento del PIB en el segundo trimestre mantendría su proyección de crecimiento de 2% para 2017. Pero, la realidad es que lograr un crecimiento sostenido superior a 3,5% anual en años futuros requeriría reformas estructurales para aumentar la productividad como lo destaca el Fondo Monetario Internacional.