Analistas

Coyuntura económica y Marco Fiscal

Los diversos indicadores económicos publicados en días recientes dan señales relativamente negativas sobre la probable recuperación de la economía colombiana durante el segundo trimestre del año. El transporte de carga se desaceleró 13% en abril frente al mismo mes del año anterior. Por su parte, la producción de concreto pre-mezclado en abril fue de 552.300 metros cúbicos, y cayó 22% y el área licenciada de construcción un 28,9% frente al mismo mes del año anterior. De igual manera, las ventas reales del comercio minorista en abril registraron una variación anual de -2%, en tanto la producción anual de la industria manufacturera fue negativa y de -6,8%. No obstante, los especialistas argumentan que estas bajas particularmente del comercio y la industria pueden estar magnificadas por los problemas estacionales de la Semana Santa. Otros tres indicadores negativos se refieren al comportamiento de la inversión extranjera directa que registró una reducción, el incremento de la cartera morosa de las entidades financieras, y la caída de los precios de petróleo. Del lado positivo, se resalta que las exportaciones e importaciones en abril registraron aumento, como también la demanda de energía eléctrica. Quizás, el indicador más preocupante es la encuesta de opinión al consumidor de Fedesarrollo para el mes de mayo la cual registró una baja frente al mes anterior y frente al mismo mes del año anterior confirmando una caída significativa en dicho indicador de confianza.  

El Marco Fiscal de Mediano Plazo del 2017, presentado por el Gobierno al Congreso la semana pasada, contrario a lo sugerido en los indicadores señalados arriba,  contempla que ya se tocó fondo y  proyecta que para el año completo, se presente un crecimiento de 2,2%, lo cual implica un mucho mejor desempeño durante la segunda parte del año. Argumenta que: “la confianza de consumidores, industriales y comerciantes ya detuvo su proceso de deterioro e iniciaron una lenta pero segura recuperación. Adicionalmente, 2017 se perfila como un año de mejores precios de las materias primas comparado con 2016, en especial del petróleo y carbón”. Además, basa su optimismo en el impacto favorable de las bajas de las tasas de interés del Emisor al contemplar que: “la política monetaria ha iniciado una nueva fase de recortes en la tasa de intervención del Emisor, que ya totalizan 150 puntos básicos, la cual se espera se consolide durante los meses que restan del año”. 

Se concluye que los indicadores económicos publicados en estos días dan señales negativas sobre la factibilidad de una recuperación de la actividad económica a partir del segundo trimestre del año y que estos contrastan con el mayor optimismo que muestra el Ministerio de Hacienda en el Marco Fiscal de Mediano Plazo que se dio a conocer la semana pasada. Ojalá el Ministerio de Hacienda tenga razón en sus proyecciones, aunque su visión luce quizás demasiado optimista. En todo caso, el análisis y el debate a profundidad del Marco Fiscal de Mediano Plazo, que es un documento de gran envergadura y con proyecciones de la economía a corto y mediano plazo, debe abordarse en el Congreso Nacional; por parte de los centros especializados de investigación económica y las facultades de economía, y debe ser materia de estudio y debate por los precandidatos a la Presidencia de la República.