Analistas

Cuidar lo que se quiere

GUARDAR

Ramiro Santa

Avances médicos recientes en la cura y prevención del Alzheimer, la diabetes, el cáncer de seno, la erradicación de la malaria en algunos países, la reducción en una tercera parte de muertes por VIH y del ebola y la reducción de la tifoidea en 80% entre otros grandes logros son muestras de lo que avanza la investigación en el mundo.

Sin embargo, a la pregunta de si hay recursos suficientes para asegurar la medicina de todos, la respuesta es negativa por el costo en dinero, infraestructura, conocimiento y en toda clase de recursos; pero lo que si está al alcance de todos son los medios y los métodos para el mantenimiento de la buena salud de todos.

Asegurar una buena salud parte de tener y propiciar una cultura de prevención, tal como lo afirmaron los médicos colombianos en la cumbre de la Organización Mundial de la Salud OMS en Almaty en el año 1969. El ejemplo presentado por los compatriotas fue la prevención de la mayoría de las enfermedades adquiriendo el hábito de lavarse las manos con agua y jabón varias veces al día, en niños y adultos.

En esa lógica el cuidado del cuerpo lo debemos asumir nosotros mismos y está al alcance de los buenos hábitos de vida como son la alimentación saludable, el aseo, el ejercicio rutinario y moderado, la eliminación de harinas procesadas, el azúcar, y productos artificiales y a cambio el consumo de verduras, frutas y productos frescos y orgánicos.

Así mismo debemos adquirir la cultura del cuidado en la predicción y prevención de accidentes domésticos y del trabajo rutinario. Debemos reconocer que algunas veces no se toman las medidas para identificar previamente los riesgos y tomar medidas de aseguramiento. La prisa, la adaptación de herramientas no apropiadas, la improvisación en los materiales necesarios, la falta de conocimientos, las condiciones externas y la falta de destrezas o simplemente la tacañería han ocasionado accidentes en nuestro entorno inmediato.

Otro gran vector de accidentes, incapacidades y muertes son los incidentes vehiculares que se han convertido en una epidemia debido a la imprudencia, falta de pericia, incumplimiento de las normas, la falta de controles y claramente la falta de cultura ciudadana. No hay forma de pasar un día sin ver a los motociclistas adelantando por la derecha, entre vehículos, por encima de los andenes, pasándose en luz roja de los semáforos o parqueando e interrumpiendo vías arterias y también llevando sobrecarga y sobrecupo.

Para finalizar, los hábitos saludables también son las acciones y decisiones para asegurar las relaciones familiares, sociales y laborales que aportan al mejor estar, a la realización como persona, a los buenos sentimientos y a la tranquilidad. El efecto contrario va desde enfermedades nerviosas e infartos, hasta cáncer y suicidios.

Todos debemos Cuidarnos y ayudar a cuidar a quienes apreciamos, queremos, amamos y necesitamos. “Uno cuida lo que quiere y quiere lo que cuida”.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés