Analistas

Felicidad organizacional: Empresa rentable

Hace algunos años nadie hubiera creído que hoy se hablaría tanto de la importancia de la felicidad en las organizaciones. El pasado lunes, 8 de agosto, se llevó a cabo un gran evento en Bogotá, en el que más de 500 empresarios y colaboradores pudieron oír por cerca de 12 horas a más de 15 expertos en materia de felicidad organizacional venidos de diversos lugares de Latinoamérica. El evento fue organizado por la Fundación Universitas de Mendoza (Argentina) y fue llamado “CLaFO: Congreso Latinoamericano de Felicidad Organizacional y Bienestar Corporativo”.

La búsqueda constante de los colaboradores porque los lugares de trabajo cuenten con un clima de bienestar ha logrado un total éxito, puesto que la consecuencia ha sido, como dice su fundador Pablo Urcha, la obtención de “resultados y que cada vez la empresa sea más rentable”, lo cual resulta muy interesante e importante y me motiva a compartir con ustedes algunas de las conclusiones allí expuestas. 

Para los que creen que la felicidad es un tema esotérico, Ignacio Fernández Reyes, compartió con los asistentes cifras interesantes que han sido una revelación derivada de muchos estudios realizados por expertos tales como Gallup, Mac Lead y Clarke, entre otros. De allí que, según las investigaciones, la felicidad “aumenta la productividad en 31% a 40%, incrementa la excelencia operacional de 30% a 45%, mejora la calidad de servicio a los usuarios entre 15% a 25%, mejora el valor accionario y la rentabilidad en 15% a 28%, reduce el ausentismo en 43% a 51%, disminuye la accidentabilidad en 48% a 50%, reduce la rotación entre 33% a 58%, incrementa el compromiso de los colaboradores en 30% a 55%, mejora el clima laboral en 55% a 90%, y aumenta confianza en jefaturas y compañeros de trabajo en 40% a 55%”. 

Ahora, es importante advertir que la felicidad organizacional y la felicidad en el trabajo son dos conceptos diferentes, siendo el segundo un indicador del primero. Y, debe decirse también, que felicidad organizacional no se logra de la noche a la mañana, ni poniendo un anuncio en su página web. El mal uso de la palabra “felicidad” también puede generar expectativas en los colaboradores para los cuales la empresa debe estar preparada. La felicidad organizacional es un proceso que requiere un cambio en la cultura organizacional de forma importante, que afecta la estructura y el estilo de la operación para una mejora continua de forma armónica. 

Adicionalmente, Gina Daza Zapateiro compartió importantes recomendaciones para medir, con indicadores, la felicidad, a saber: 1. Tomarse tiempo necesario en el proceso de selección y poder, de esta forma, verificar quién entra al equipo de trabajo. 2. Tomarse el tiempo prudente en la inducción, puesto que es necesario que los colaboradores entiendan la importancia de la labor que realizarán y que estén alineados con los principios y valores. 3. Entender el propósito del cargo. 4. Tener un programa de desarrollo para sus colaboradores. 5. Un programa de reconocimientos con lineamientos claros. 6. Un programa de bienestar, de allí que se trabaje fuertemente en temas de liderazgo. 

Es importante promover momentos mágicos en el lugar de trabajo, como dice Alejandro Melamed, y tener tres elementos importantes en cuenta: logros, pasión y reconocimiento, como señala Francisco Unda. 

Si su empresa quisiera empezar a aplicar esta metodología de propósito y estilo de vida para su operación, debe tener en cuenta que todo en la vida tiene un proceso, para el cual debe existir una planeación estratégica, ejecución, e indicadores de mejora continua y, lo más importante, una labor de generación de hábitos de bienestar y seguimiento. 

Quien creería entonces que después de la revolución industrial y la informática fuera posible una revolución de bienestar y felicidad en cada rincón del planeta, y que dicha revolución logrará gente en paz y armonía, y empresas rentables y saludables.