Analistas 24/08/2020

Ciberseguridad para estar feliz

Es evidente que el uso de la tecnología ayuda a ahorrar tiempo; facilita compras y transacciones; y conecta la información con la gente, lo que en gran medida genera placer y satisfacción, algunos dirían que hasta felicidad. Pero también es de saberse que el mal uso de esta, puede ser una pesadilla. Gracias a Womcy, una organización de mujeres en temas de Cyberseguridad, conocí a Ángela María Lozada, cyberabogada, quien me ayudó a resolver una situación, que comparto con ustedes, con algunas recomendaciones, para que no les suceda.

Hace algunos días recibí un mensaje interno en mi cuenta de Instagram, en la que “supuestamente” me decían que debía acceder a un link sino me iban a cerrar la cuenta debido a un tema jurídico de propiedad intelectual. Al principio me pareció un poco extraño ya que todos los contenidos son de mi autoría, pero cuando hay la posibilidad de un tema legal cualquier persona se angustia. Esta es una de las modalidades que según Ángela utilizan el cibercrimen para que la persona acceda al link de los datos y así poder robar perfiles de redes, información bancaria, etc.

Al parecer durante la pandemia los delitos informáticos se han incrementado en 59% y la suplantación de los sitios web en 364%. Cifra que solo muestra los casos que se han denunciado ante las autoridades, ya que hay miles de personas que no denuncian porque creen que es normal, no saben que es un delito, o se resignan.

Según Ángela estas son las modalidades más comunes de cibercrimen. Phishing, la persona recibe un link que al parecer proviene de su banco, el envío puede ser por correo, mensaje de texto, etc. Normalmente es un link o un archivo adjunto con información que genera curiosidad, puede ser un mensaje alarmante como que le cancelaron la cuenta, tiene una denuncia etc. Las personas de la angustia acceden al sitio web suplantado. Al pensar que es el sitio web del banco la persona ingresa usuario y contraseña. Esto a veces se conoce como estrategias de ingeniería social, donde se realiza una manipulación psicológica de las personas.

Baiting: en esta modalidad los ciberdelincuentes dejan en una cafetería o en asesor una memoria USB. Las personas muy felices la toman, pensando que pueden reutilizarla, pero una vez la ingresan en su computador roban la información contenida allí. Es una modalidad que utilizan muchos para el robo de información empresarial y secretos industriales.

Vishing son las típicas llamadas telefónicas en las que se hacen pasar por una organización o una persona de renombre, supuestos bancos, entidades, que ofrecen algún producto. De forma muy hábil sacan información.

Para que el uso de la tecnología no se convierta en una pesadilla Ángela da algunas recomendaciones iniciales a tener en cuenta. Primero, ser precavido con la información que se entrega en bases de datos, ya que esa información puede ser después vendida y utilizada por criminales. Segundo, ponerle un poco de sentido común, por ejemplo, cuando se vaya a abrir un correo verificar quien es el remitente, si el correo le parece extraño llame directamente al banco o empresa. Sucede mucho, que llega un correo del supuesto proveedor cambiando la cuenta a la que le deben consignar el pago de sus servicios, el cliente o empresa paga y resulta que llega a una cuenta errónea. Tercero, descargar un antivirus en el teléfono móvil, siempre se hace en el computador, pero se olvida que en el móvil se realizan todas las transacciones. Por último, cambiar constantemente la contraseña y no tener la misma en todas las redes y correos electrónicos, si descubren una tendrán acceso a todo. Si usted es de los que sufre de memoria o le da pereza poner claves diferentes, piense que hacer un pequeño esfuerzo en memoria le puede ahorrar un dolor de cabeza y gran infelicidad.

Es importante sacar provecho a la tecnología, pero de forma ética.