Analistas

Un respiro, por ahora

GUARDAR

Antonis Samaras, un economista egresado de Harvard que ha prometido mantener a Grecia en la eurozona, tomó juramento como primer ministro el 20 de junio, tres días después de que su partido de centroderecha Nueva Democracia ganara unas contenciosas elecciones parlamentarias con escaso margen.

Su partido mejoró ligeramente en los resultados en comparación con las elecciones de mayo, que terminaron en la disolución del Parlamento luego que los partidos no pudieran formar un gobierno de coalición. El Sr. Samaras dijo que estaba comprometido a formar rápido un gobierno de coalición con el partido socialista Pasok y el Partido de Izquierda Democrática.

Aunque la victoria del partido defensor del euro alivió la preocupación internacional sobre una calamitosa salida griega de la unión monetaria, los economistas y los líderes políticos ahora están enfocados en España, donde el costo del endeudamiento sigue creciendo.

Para recapitalizar sus bancos en problemas, el 9 de junio España aceptó un paquete de rescate por 125,000 millones de dólares de ministros de finanzas europeos que inicialmente fue proclamado como remedio para la tambaleante economía del país. Pero el entusiasmo inicial de los mercados respecto al rescate se extinguió rápidamente. El 11 de junio la tasa de interés de los bonos españoles a 10 años – que es la tasa que paga España por su deuda, considerada como indicador de la confianza de los inversionistas – saltó nueve puntos hasta 6.5 por ciento. Una causa del pico, según Daniel Woolls, de la agencia Associated Press, fue que "los inversionistas empezaron a cuestionar las condiciones del paquete de préstamo y si el país podía manejar la deuda adicional o si se vería forzado a pedir más ayuda".

Un número de críticos también ha pronosticado que es probable que fracase el rescate porque no garantiza suficientemente los depósitos en los bancos españoles. Andrew Ross Sorkin, un columnista de The New York Times, escribió: "Los clientes de los bancos españoles todavía tienen motivos para preocuparse por la solvencia de sus bancos – y de su país -, por lo que se hace razonable que saquen su dinero de los bancos españoles y lo envíen a bancos de países más seguros, como Alemania".

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés