Analistas

¿Qué ha hecho últimamente la gente rica por usted?

Así que un ex socio de Mitt Romney en Bain Capital dice en un nuevo libro lo que el Sr. Romney probablemente cree: que realmente deberíamos estar muy agradecidos con los ricos por todas las cosas buenas que hacen.

Porque, verá, no gastan toda su riqueza construyendo casas tan grandes como el Taj Mahal; invierten parte en innovación. "La mayoría de los ciudadanos son consumidores, no inversionistas", declaró recientemente Edward Conard, autor del próximo libro "Unintended Consequences: Why Everything You've Been Told About the Economy Is Wrong", en una entrevista ofrecida al columnista Adam Davidson para un artículo que se publicó recientemente en The New York Times Magazine. "No reconocen los beneficios para los consumidores que vienen de la inversión", indicó.
 
Esto, de hecho, representa un distanciamiento con la defensa previa de los ricos. Hasta ahora, la línea oficial ha sido que lo que necesitan son incentivos – que los creadores de empleos no harán lo suyo a menos que pongamos frente a ellos una zanahoria de inmensa riqueza.
 
Hay muchas cosas que se podría decir sobre esto, pero indudablemente hasta arriba de la lista está el grado de ignorancia histórica que requiere. Quiero decir, este argumento pudiera tener cierta plausibilidad superficial si la era cuando Estados Unidos no tenía una plutocracia tan abrumadora – las décadas de 1950 y 1960, cuando el 0.01 por ciento de hasta arriba sólo recibía una quinta parte de la participación del ingreso que comanda actualmente – fue de estancamiento económico y poca innovación. De hecho, la generación de la posguerra experimentó el mejor crecimiento económico – y el mayor crecimiento de productividad – de cualquier era del siglo pasado.
 
Pero así están las cosas. Si la derecha sigue anotándose ganancias políticas, lo que vendrá después es la reafirmación del principio hereditario.
Romney promete crear "quichicientos" millones de puestos de trabajo
Bueno, no exactamente. Pero luego que se diera a conocer el último informe de empleo el 4 de mayo, sí dijo que deberíamos estar creando 500,000 puestos de trabajo por mes – lo que casi nunca pasa – y que deberíamos tener una tasa de desempleo de 4 por ciento, muy por debajo del cálculo de casi todos respecto a la tasa más baja que podemos tener sin acelerar la inflación.
 
Pero él entiende la economía, ¿cierto? Incidentalmente, puesto que el Sr. Romney propone regresar completamente a las políticas económicas Bush, podría ser interesante señalar la tasa promedio de creación de empleo durante los primeros siete años del gobierno del presidente George W. Bush en la Casa Blanca – esto es, su récord, incluso ignorando la catástrofe del final.
 
Y esa tasa mensual promedio, sacada del Buró de Estadísticas Laborales, fue de … música de tambores … 66,000