Analistas

La desigualdad está creciendo, pero los suecos no son estadounidenses

The Wall Street Journal el 9 de marzo. “Por tanto, hay un caso prima facie en el sentido de que otros factores – y sí, internos y políticos – también han jugado un papel importante en el aumento de la desigualdad en el más alto en Estados Unidos”, indicaron.

Tal como lo dicen los señores Acemoglu y Robinson, hay otra cosa extraña en lo de Meltzer: ¿cómo es que una creciente prima por la educación explica la participación en alza del diminuto segmento de los extremadamente educados? La premisa de un choque global no soporta la evidencia – ni siquiera la que presenta el Sr. Meltzer. 

Y no se puede hablar de distribución internacional del ingreso si se desconoce la invaluable Base de Datos Mundial de Mayores Ingresos. ¿Qué nos dice esta base de datos sobre Suecia versus Estados Unidos?
¡Vamos! Se ve casi igual – o de hecho, no. Sí, la gráfica de esta página muestra que el uno por ciento de hasta arriba ha aumentado ligeramente en Suecia. Pero uno se queda pasmado tratando de entender cómo es que alguien puede pensar que el caso es similar.
Las dos depresiones de Europa
 
Barry Eichengreen y Kevin O'Rourke recientemente publicaron en la página de Internet del Centro de Investigaciones de Política Económica un seguimientomuy profunda después de 1929 pero una menos pronunciada ahora. En otras partes, el contraste se marcó menos. Y en su actualización, buena parte de la recuperación refleja el crecimiento de los mercados emergentes, no de las naciones avanzadas.
Entonces, ¿cómo pinta Europa? Me he estado escribiendo con Barry y con Kevin y aunque no hemos hecho una comparación completa, me indicaron algunos datos sugerentes. Charles Feinstein, Peter Temin y Gianni Toniolo presentan datos sobre la producción industrial en el periodo entre guerras en su libro "TheWorldEconomyBetweentheWorldWars". Mientras tanto, en esta ocasión Eurostat ha compilado las cifras.
 
Entonces, Europa registró una caída de 28 por ciento en su producción industrial de la cresta al fondo en 1929 y en los años subsecuentes, versus 18 por ciento ahora. Para el quinto año de la Depresión original, la producción se había recuperado a 86 por ciento de su clímax previo; en este momento, la producción está al 91 por ciento y cayendo, conforme Europa recae en recesión.
Así, a Europa le está yendo mejor ahora, pero no por mucho – ha sufrido algo así como dos tercios de una Gran Depresión. Claramente, la respuesta es más austeridad.