Analistas

El Apocalipsis autoinfligido

GUARDAR

La mayoría de los comentarios son versiones condensadas de textos más largos.

 

La inflación fue la solución para los problemas de deuda de la Francia de la década de 1920, y es la solución actual para todo el mundo. Pero los vigilantes de los déficits tienen razón al pensar que ocasionaría un Apocalipsis – un Apocalipsis exclusivo para ellos. Como tenedores de la deuda, los vigilantes de los déficits serían los que sufrirían. 
 
– Sin nombre, España 
 
Cosas realmente terribles pasarían si ignoráramos a los vigilantes de los déficits. La Seguridad Social, el Medicare y el Medicaid se preservarían y serían racionalmente reformados en lugar de ser tontamente recortados. 
 
– Sin nombre, Nueva York 
 
Comparar a la Francia de la década de 1920 con el Estados Unidos de 2013 es comparar manzanas con naranjas. Las naciones enfrentaron circunstancias totalmente distintas. El comercio y las finanzas no estaban globalmente interconectados en la década de 1920 como lo están ahora; el dólar de Estados Unidos no era la moneda de reserva de facto del mundo, y China no era una economía en auge con enormes reservas de efectivo. 
 
Sugerir que Estados Unidos puede pagar su deuda imprimiendo dinero y salir ileso es, en el mejor de los casos, extremadamente optimista. 
 
– Keyser, Australia 
 
El peligro para un país con déficit grande que imprime su propia moneda no es quedarse sin dinero, sino la híper- inflación. 
 
Esto es lo que le pasó a muchos países con niveles de deuda similares a los de Estados Unidos. 
 
– Vince Cate, Anguila 
 
Hay un elefante en la sala – el mismo que inspiró a John Maynard Keynes para que escribiera su “General Theory of Employment, Interest and Money”: los ricos no van a sacrificar su riqueza acumulada en el altar del pleno empleo, independientemente de lo mucho que los presionen. Si una economía requiere tasas de interés reales negativas para alcanzar el pleno empleo – como es el caso actual de muchas -, siempre habrá grupos de interés poderosos que garanticen que las tasas de interés se mantengan muy por arriba del nivel “natural”. 
 
Aunque tiene razón, no convencerá a los dueños de riquezas ni a sus mandarines del mundo académico para que cambien de mentalidad. Quieren tasas de interés reales positivas, para sentarse en su dinero y verlo crecer. 
 
– Sin nombre, Austria 
 
Es una lástima que el Sr. Krugman tenga una visión tan estrecha. No todos los acreedores son ricos. Metas de inflación más altas sólo redistribuyen ingresos de los que han ahorrado a los que no lo han hecho. Acabaría con los ahorros de los que han practicado las virtudes tradicionales. Esto haría menos productiva a la sociedad, no más. Todos nos volveríamos pobres, dependientes del subsidio público. 
 
Afortunadamente, hay poca probabilidad de que las ideas más extremas del Sr. Krugman sean implementadas. ¡Gracias a Dios! 
 
– George Dover, California 
 
Los que se aferran a la creencia de que sólo podemos hacer crecer la economía matando de hambre a las masas no tienen interés en escuchar su tonta lógica, Sr. Krugman. Para ellos, simplemente no es moral. Simplemente no pueden aceptar que la mejor forma de hacer crecer la economía y reducir el déficit es volver a poner a trabajar a la gente e invertir en la infraestructura del país. 
 
– Mike, Canadá 
GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés