Analistas

Al pie de una nueva revolución industrial: el auge de los robots

GUARDAR

Me ha llevado un tiempo llegar al estimulante ensayo de Bob Gordon que sugiere que los grandes días de crecimiento económico han quedado atrás. No es muy distinto a las cosas que ha estado diciendo antes, y en el pasado he mostrado mucha simpatía por esa visión.

 

Sin embargo, ahora creo que su pesimismo tecnológico está equivocado – o, si así lo quiere, que es el tipo incorrecto de pesimismo. Pero definitivamente es una discusión que vale la pena tener.
 
El Sr. Gordon, un profesor de economía de la Universidad de Northwestern, sostiene, correctamente según lo veo, que hasta el momento ya hemos tenido tres revoluciones industriales, cada una basada en un “cluster” distinto de tecnologías. En un ensayo publicado en septiembre por el Centro de Investigación de Política Económica, el Sr. Gordon escribe:
 
“El análisis de mi investigación vincula periodos de lento y rápido crecimiento con la aparición de las tres revoluciones industriales:
 
RI #1 (vapor, ferrocarril), de 1750 a 1830;
 
RI #2 (electricidad, motor de combustión interna, agua potable, baños internos, comunicaciones, entretenimiento, químicos, petróleo), de 1870 a 1900, y
 
RI #3 (computadoras, Internet, teléfonos móviles), de 1960 al presente”.
 
Después, el Sr. Gordon sostiene que la RI #2 fue por lejos la más drástica, cosa que una vez más parece correcta. Piense en el Estados Unidos que se muestra en la película “Lincoln”, que es una sociedad moldeada por la RI #1 pero todavía no transformada por la RI #2. Era una sociedad donde la gente podía viajar mucho más lejos y rápido que nunca – pero cuando llegaba a su destino, todavía vivía en una sociedad movida por caballos. La mayoría de la gente seguía viviendo en el campo y las ciudades eran más crudas y sucias de lo que podemos imaginarnos fácilmente. Para la década de 1920, empero, el Estados Unidos urbano ya era reconociblemente una sociedad moderna.
 
Lo que el Sr. Gordon hace después es sugerir que la RI #3 ya casi se ha agotado, que todos nuestros equipos móviles y cosas por el estilo son nuevos y divertidos pero no tan fundamentales. Es bueno que alguien cuestione la euforia tecnológica, pero últimamente he estado viendo muchas cuestiones de tecnología y estoy muy seguro de que se equivoca: la revolución de la tecnología de la información apenas ha empezado a tener impacto.
 
Consideremos por un momento cierto tipo de escenario tecnológico de fantasía donde podemos producir robots inteligentes capaces de hacer lo mismo que una persona. Claramente, tal tecnología eliminaría todo límite al PIB per cápita, siempre que no se cuente a los robots en el cápita. Lo único que se tiene que hacer es seguir elevando la proporción de robots por humano, y se obtiene el PIB que se quiera.
 
Ahora, eso no está pasando – y, de hecho, según entiendo, no se ha logrado progresar mucho en la producción de máquinas que piensen como nosotros. Pero resulta ser que hay otras formas de producir máquinas muy inteligentes. En particular, los Grandes Datos – el uso de enormes bases de datos de cosas como conversaciones – aparentemente posibilitan que las máquinas hagan tareas que incluso pocos años atrás verdaderamente sólo podían hacer las personas. El reconocimiento de voz sigue siendo imperfecto, pero es vastamente mejor de lo que era y está mejorando rápido, no porque hayamos podido emular el entendimiento humano sino porque hemos encontrado formas de usar datos intensivamente para interpretar el habla de forma no muy humana.
 
Y esto significa que, de cierta forma, estamos avanzando hacia algo como mi mundo de robots inteligentes; muchas, muchas actividades se están volviendo amigables para las máquinas. Esto, a su vez, significa que el Sr. Gordon probablemente se equivoca en el rendimiento decreciente de la tecnología.
 
Ah, se estará preguntando qué hay respecto a la gente. Muy buena pregunta. Las máquinas inteligentes pueden hacer posible un mayor nivel del PIB, pero también reducirán la demanda de gente – incluyendo la gente inteligente. Así que podríamos estar viendo una sociedad que cada vez se vuelva más rica, pero donde todas las ganancias de riqueza sean devengadas por quien sea que sea dueño de los robots.
 
Y entonces, eventualmente Skynet decidirá matarnos a todos, pero esa es otra historia.
 
En cualquiera de los casos, es una cosa interesante para especular – y tampoco es irrelevante para la política, puesto que mucho del debate sobre los derechos tiene que ver con lo que supuestamente pasará en unas décadas.
 
GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés