.
Analistas 28/08/2021

Innovación en la educación superior

P. Harold Castilla Devoz
Rector General de Uniminuto

En muchos lugares del mundo aún se siguen viviendo los impactos de la crisis causada por la pandemia. Bloqueos y encerramientos se convierten en la manera como nuevamente se hace frente a esta complicada y delicada situación, trayendo consecuencias en limitaciones de todo tipo, especialmente para la actividad educativa.

En este contexto, la reimaginación, en perspectiva de innovación sigue siendo una de las salidas a esta complejidad. Desde hace más de 17 meses todas las Instituciones de Educación Superior (IES) se vieron interpeladas a desarrollar acciones o “buenas prácticas” que permitieran dar continuidad a la dinámica educativa, siendo el más sobresaliente el uso y apropiación de las tecnologías de la información para hacer posible el proceso de enseñanza-aprendizaje. También hubo innovaciones que respondieron a las necesidades del bienestar y asuntos estudiantiles haciendo más llevadera la experiencia académica de estos, e incluso, su propia estabilidad emocional.

Esta forma multimodal de desarrollar los procesos educativos con acompañamiento tecnológico ha sido, para toda la comunidad académica, una oportunidad de innovar. Muchas IES han continuado en este camino, atendiendo -desde sus centros de innovación académicos- los desafíos y retos que nos dejó y sigue dejando esta pandemia, haciendo las conversiones necesarias de modelos y proyectos educativos convencionales, -diríamos también tradicionales-, a apuestas educativas flexibles, fluidas, disruptivas, creativas, con didácticas y pedagogías novedosas que impactan de manera directa en el aprendizaje de los estudiantes en coherencia con sus modos de aprender hoy, como por ejemplo con imágenes y sonidos, que se traducen en videos interactivos, y todo el mundo de la gamificación.

Vale la pena destacar esos aspectos que han hecho posible la innovación en la IES: la misma capacidad institucional, la gestión del cambio vivida por profesores y estudiantes, las dimensiones tecnológicas y de infraestructura físicas, entre otras. En este sentido, desde las capacidades institucionales, las IES han transformado su cuerpo normativo adecuándolo a las nuevas maneras de gestionar las funciones sustantivas, los procesos y las condiciones del entorno. Reglamentos y políticas han cambiado la manera cómo desarrollar un proyecto educativo moderno e innovador. Todo esto ha sido un apoyo para la innovación pedagógica de las instituciones. Desde el nivel de la entrega de los servicios educativos hasta la evaluación, hemos visto mayor flexibilidad en los profesores para hacer frente a la enseñanza a través de la virtualidad, y ahora bajo esquemas híbridos. Hacer del aprendizaje una experiencia significativa para los estudiantes ha sido una preocupación del sector, pero en particular, de los profesores que han tenido que exigirse en tiempos para preparar sus cursos con contenidos apoyados por una infinidad de recursos y medios educativos novedosos y disponibles, gracias a la aceleración de la transformación digital.

De lo que se trata ahora es de dar continuidad a todo lo que se ha innovado en estos tiempos. Los centros de innovación educativa de las IES tienen la tarea y el reto de ayudar a hacer sostenible, y construir dinámicamente la resiliencia pedagógica y didáctica que nos ha exigido la pandemia. Esta nueva gestión de la educación llegó para quedarse, aunque existan realidades del quehacer educativo que aún presenten interrogantes por resolver -o quizá- profundizar, como la evaluación de los aprendizajes. Finalmente, debemos ser conscientes que esta realidad vivida, pasando de un modelo a otro diferente, ha hecho las cosas más fáciles y accesibles, pero también ha cambiado el modo y la naturaleza del aprendizaje. Por esta razón debemos seguir innovando y sosteniendo los esfuerzos y desarrollos de los profesores y de los mismos estudiantes, en esa comunidad educativa que aprende, desaprende y se transforma. El desafío está en mantener el nivel de compromiso e innovar más para seguir entregando un servicio educativo de calidad y pertinente.