.
Analistas 14/02/2022

Tecnologia y comunicación

Núria Vilanova
Fundadora ATREVIA

La tecnología siempre ha estado ligada a la comunicación: la imprenta difundió conocimiento; la radio y la televisión borraron fronteras informativas y la digitalización hace posible el acceso, producción, procesamiento, tratamiento, almacenamiento, transmisión y comunicación de información en tiempo real.
Hoy hay más de 4.200 millones de usuarios activos en redes sociales, a las que dedican de media 145 minutos diarios. Además, casi la mitad de ellos las usan para buscar información sobre marcas y uno de cada tres para seguir la actualidad.

Por tanto, no basta con estar en las redes. Reforzar el impacto de nuestros mensajes exige actuar y anticiparse a las últimas tendencias. Aquí comparto algunas:

• El video es el formato estrella. A canales habituales como Youtube, se suma Tik-tok, la red que más crece, mientras que Instagram o Facebook reorientan sus plataformas al uso de este soporte. La razón: 91% de usuarios de redes sociales consume videos.• El Blockchain es una herramienta muy útil para combatir fake news y bulos. Al ser una cadena inalterable y verificada de información, impide la tergiversación o la edición mal intencionada de noticias reales. Por ejemplo, New York Times impulsa un proyecto para que grandes medios tengan una fuente pública y fiable de textos e imágenes con metadatos (fecha, lugar, autor y medio que la publicó), así como la forma en que se usó. Será cuestión de tiempo que las marcas adopten iniciativas similares.

• El metaverso y los videojuegos se han convertido en un medio social en sí mismo. Ahí están las grandes tecnológicas creando sus propios universos digitales. Pero también marcas, como Nike con su plataforma Nikeland, han anunciado productos exclusivos para el metaverso. Porque ya no solo nos conectamos por ocio, sino también para comprar o trabajar. Así, el metaverso recorre un camino inverso: de lo virtual a lo real.

• La inteligencia artificial y el aprendizaje automático aumentan hasta en un 20% la productividad de los procesos comunicativos. Por ejemplo, los chatboots responden (las 24 horas y los 365 días) 80% de las preguntas de rutina, facilitando destinar esos recursos a otros aspectos. Pero también hay lado oscuro. La inteligencia artificial puede usarse para manipular. Para prevenir sobre este peligro, el director de cine Jordan Peele creó un falso video de Barack Obama afirmando “Donald Trump es un idiota”.

• La realidad virtual hace posible una comunicación inmersiva, donde el mensaje cala más profundo. Por su potencial para generar vivencias más reales, la visión 3D, los sonidos o la interacción táctil están dando el salto de videojuegos y películas a la publicidad y la comunicación. Un avance: Disney quiere instalar en sus parques temáticos hologramas de sus personajes que interactúen con los visitantes para que tengan experiencias reales y personalizadas.

• Big data y data analytics nos permiten conocer a nuestros públicos mejor que nunca. Estas herramientas, junto a la escucha activa, facilitan saber qué publicaciones generan más engagement; que les gusta, interesa, preocupa o genera rechazo a nuestros clientes, empleados, proveedores y otros grupos de interés.

Precisamente, empresas con un alto grado de fidelización como Amazon, Apple, Coca-Cola o Netflix son las mismas que apuestan por el uso intensivo de estas tecnologías.
Nada es casualidad. Invertir en comunicación digital es ganar el futuro para nuestras marcas. Sobre todo, en un mundo en el que lo que ayer era novedad, mañana puede ser obsoleto.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA