Analistas

Qué es dar el primer paso

Se acerca la visita del Papa Francisco a Colombia, y desde hace varios meses nos han llenado de publicidad relacionada con su visita, vallas en los paraderos de buses, espacios publicitarios, cuñas radiales. Incluso en almacenes de cadena se puede adquirir el “kit” para su visita. Todo con la frase “Demos el primer paso”, una frase que prácticamente todos los colombianos ya logramos relacionar con su visita.

Sin embargo pocas personas comprenden el significado de dicho lema, en ocasiones parece que nos invitara a recibirlo, a preparar nuestras ciudades y nuestros corazones para lo que implica que la cabeza de la Iglesia Católica venga a nuestro país. Otros pueden suponer que se hace una invitación a dar un primer paso que los acerque a la fe católica, como si el Papa viniera a Colombia en una cruzada evangelizadora. Algunos llegan a creer que su visita y su mensaje es algo exclusivo para aquellos que profesan el catolicismo, y que por lo tanto es un primer paso hacia una vida más piadosa.

Puede que todo lo anterior sea parcialmente cierto, pero su visita en realidad apunta a un objetivo y público más grande. A TODOS los colombianos, sin importar si se es católico o no. Y entonces ¿qué significa dar el primer paso?

El “primer paso” al cual nos invita el Papa Francisco es hacia la reconciliación y la paz, un primer paso para salir de una situación oscura, confusa y pesimista, para abrirnos a una sociedad llena de entusiasmo y de esperanza para ser una sociedad que cree en sí misma; que esté encaminada a comenzar algo nuevo, en donde sin importar el pasado y las diferencias, podamos vivir como una nación, en la cual el perdón y el amor sean fundamento de un mejor futuro.

El mensaje que trae el Papa está lleno de misericordia, de reconocernos como humanos, y por lo tanto de comprender que ninguno de nosotros tiene la autoridad para juzgar al otro. Un mensaje que ha repetido en varias ocasiones, pero que en esta ocasión está dirigido exclusivamente a Colombia. Viene a mostrarnos cómo ese primer paso implica acercarnos a las personas marginadas, a los desprotegidos y sobre todo a nuestros enemigos; de cómo dar el primer paso hacia la reconciliación implica un acto desinteresado de entrega.

No importa qué postura se tenga frente a la Iglesia o la fe, el Papa viene a hablarnos a cada uno de los colombianos, sin distinción. Viene a dejarnos una enseñanza de reconciliación y amor, amor por el otro, amor por nuestra tierra, y por la esperanza de que todos juntos podemos construir un país más justo, más transparente y sobre todo en paz.

En palabras de Monseñor Fabio Suescún Mutis, Obispo Castrense, “la visita del Papa Francisco es un momento de gracia y alegría para soñar con la posibilidad de transformar nuestro país y dar el primer paso. El Santo Padre, es un misionero para la reconciliación. Su presencia nos ayudará a descubrir que sí es posible volver a unirnos como nación para así aprender a mirarnos de nuevo con ojos de esperanza y misericordia”.