Analistas

Gobernanza del aire

GUARDAR

Maryluz Mejía de Pumarejo Presidente Ejecutiva de Acodal

Ante las crecientes alertas por la mala calidad del aire en Bogotá, Cali y Medellín, detectadas a partir de los datos que se toman desde las redes de monitoreo, así como alarmas que comienzan a encenderse en otras importantes ciudades como Barranquilla (donde ya estudian aplicar el día sin carro), Bucaramanga y Cúcuta, entre otras se hace evidente la necesidad de integrar mecanismos ya existentes para encaminar a las autoridades locales y la comunidad hacia unas mejores prácticas ambientales de carácter estructural.

Siendo este creciente fenómeno una consecuencia del cambio climático, el país debe pasar ya a modo adaptación por lo que es urgente adoptar medidas como las que han planteado organismos de control como la Procuraduría y extremar los controles a las emisiones de gases contaminantes, tanto por vehículos, como por las industrias y otras actividades.

Los controles deben incluir medidas preventivas, para evitar que la población de los grandes centros urbanos quede expuesta en forma recurrente a niveles máximos permisibles de contaminantes como PM2.5, PM10, SO2, NO2, O3 y CO.

Un aspecto importante es que en Colombia existen ya herramientas como, por ejemplo, la Norma sobre Calidad del Aire (Resolución 2254 de 2017), expedida por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, orientada, precisamente, a proteger la salud pública.

En este contexto, desde Acodal proponemos adoptar una estrategia que bautizamos como “la gobernanza del aire” y que ayudaría bastante en la urgente necesidad de trabajar en equipo por el mejoramiento y los consecuentes beneficios para el bienestar y la salud, particularmente en las grandes ciudades, donde se combinan todo tipo de elementos contaminantes.
Esta gobernanza de la calidad del aire se puede ejercer con una mejor articulación entre los actores, al tiempo que se fomente la investigación y la participación ciudadana.

Con la implementación de estas acciones, se pueden incrementar zonas de calidad de aire óptimas que cumplan con uno de los estándares más estrictos de la Organización Mundial de la Salud.

Igualmente, las Secretarías de Ambiente y el Ideam trabajan en un sistema de información relacionado con calidad del aire, con el fin de garantizarles a las instituciones gubernamentales, la academia, la sociedad civil y el sector privado, el acceso a la información de manera abierta y oportuna sobre contaminantes del aire de todas las fuentes de emisión industriales.

Así mismo, en coordinación con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y sus entidades adscritas, se trabaja en la inclusión de criterios relacionados con reducción de emisiones contaminantes dentro de los programas de desarrollo empresarial, con el objetivo de promover la implementación de mejores técnicas y prácticas ambientales que contribuyan a la consecución de las metas de la estrategia.

La renovación tecnológica que se promueve a través de esa iniciativa se encuentra alineada con los objetivos de la Estrategia Nacional de Economía Circular, que pretende fortalecer el modelo de desarrollo económico, ambiental y social. Como podemos ver, el asunto es serio, no es de poca monta y debemos actuar como un todo en soluciones estructurales para darnos un mejor aire.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés