¿Un préstamo de US$370 millones para Avianca? ¿La empresa que ya no es colombiana, sino que tiene sede en Panamá; con los líos judiciales de Efromovich, uno de sus principales socios; con un servicio ineficiente, retrasos en itinerarios y tarifas variables: una empresa que acaba de salir, y no bien librada, de una huelga de pilotos; una aerolínea que ha monopolizado el servicio aéreo? Y, por si fuera poco, ¿un crédito para “ellos”, los extranjeros, por encima de los miles de pequeños empresarios o emprendedores colombianos que están buscando un poco de oxigeno representado en liquidez para resistir?

Presentado así ese préstamo es toda una desfachatez. Pero dejémonos de conclusiones facilistas y titulares efectistas. Avianca es una empresa que genera 17.000 empleos de los cuales 13.000 son colombianos. 13.000 que con sus familias cruzan los dedos para que la compañía sobreviva.

Y no son solo los empleos directos. Salvando a Avianca se salvan por lo menos otras 1.300 empresas cuya operación depende de la aerolínea, y con eso 500.000 empleos en esa cadena de valor. Me tomé la molestia de contactar tres y pedirles que me contaran su historia, les pido que la conozcan, porque a veces vemos el monstruo en la montaña y no el valle al que le da sombra.

Me encontré con Edgar Quiroz, es el dueño de Expreso Siglo XXI, se dedica al transporte especial. Desde 2002 moviliza la tripulación, el personal administrativo y el equipaje rezagado de Avianca en Cali y Bogotá. Durante la cuarentena su operación bajó 90%, redujo su nómina 50% y el resto cayó en un reajuste salarial.

También hable con David Ospina, emprendedor paisa y dueño de la empresa Nediar que desarrolló un programa en 3D con el que simula vuelos, turbulencias y cualquier tipo de emergencia aérea, claro, ninguna como esta. Ellos entrenan pilotos y su principal cliente es Avianca. Sus ingresos bajaron 80% y despidieron 20% del personal.

También me topé con Andrés Escobar otro joven emprendedor. Quizá usted alguna vez comió pretzels en un vuelo de Avianca. Pues su empresa, Alcagüete produce estas y otras golosinas. Con las ventas a la aerolínea, Andrés además sostenía un proyecto solidario con el que garantizó seguridad alimentaria a 43.000 niños.

Con eso les cuento tan solo tres historias particulares de empresas que se salvarían con el mismo tiquete de Avianca. Pero agreguen esto a su itinerario: la aerolínea hace 53% de los vuelos nacionales con cinco rutas donde son los únicos operadores y 47% de los vuelos internacionales con 17 destinos directos que solo manejan ellos. Es decir, conecta más a los colombianos y hace más fácil, rápido y económico viajes internacionales. Y si nada de esto los convence les doy este otro dato: Avianca paga US$790 millones en impuestos, cifra menor al préstamo de US$370 millones que en todo caso tendrá que devolver en pesos o en acciones.

Estamos de acuerdo en que son muchos más los que necesitan auxilios económicos porque en esta crisis la historia de cada quien se escribe con la dificultad para sobrevivir. Pero también, todos saben que esa es una salida a corto plazo; la solución de fondo es que después de la pandemia las compañías sigan existiendo, para Edgar, David, Javier y otras 500.000 personas la verdadera solución es que Avianca sobreviva.