.
Analistas 06/07/2021

El imperativo de la inclusión

María Claudia Lacouture
Exministra de CIT
La República Más

La semana pasada se produjeron innumerables expresiones de reconocimiento y solidaridad hacia la comunidad Lgtb+ que por esta época conmemora su existencia y revindica sus derechos. Las siglas corresponden a lesbianas, gais, transgénero y bisexuales y el signo más (+) se refiere a otras tantas identificaciones de orientación sexual que se han ido incorporando porque no se reconocen completamente en las anteriores. Lo aclaro como gesto de inclusión en esa diversidad que busca que todos seamos aceptados como somos y como pensamos.

La conmemoración se dio en todos los países, de distintas maneras y a todos los niveles, en las competiciones deportivas internacionales, en eventos culturales, con referencias por parte de líderes mundiales y, salvo excepciones, que las hay en todas partes y para todo, hubo dedicatorias que fueron mucho más allá de los vistosos desfiles que conmemoran los disturbios de Stonewall de 1969.

Aunque es cierto que hayamos avanzado en materia de diversidad e inclusión y que Colombia cuenta con una de las legislaciones más avanzadas de América Latina, tenemos camino por recorrer y tareas pendientes. Pero si algo hay que reconocer es que el sector empresarial ha estado a la vanguardia, no solo por un asunto de responsabilidad social y de derechos humanos, sino porque además son palpables los resultados positivos en el desarrollo y crecimiento de las empresas. Según el estudio Business Case for Diversity with Inclusion de Gallup, las políticas incluyentes aumentan un 39% la satisfacción del cliente, 27% la rentabilidad y 22% la productividad.

Un ejemplo de la progresiva tendencia por la inclusión es la Cámara de Comerciantes Lgbt, fundada en 2012 con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos y de varias empresas, que trabaja por ese propósito, para que, a través de acceso a oportunidades de empleo en espacios libres de discriminación, cualquier persona sea menos vulnerable a la discriminación y tenga la calidad de vida que desea.

Tiene 180 empresas afiliadas y ofrece certificaciones especiales como Proveedor Diverso Internacional y Empresa Friendly Biz. Entre los afiliados destacan compañías como Ecopetrol, Bancolombia, Éxito, Compensar, Pepsico o IBM, entre muchas otras, las cuales constatan que la libertad y el reconocimiento estimulan la participación en los objetivos corporativos.

Debemos prepararnos para muchos cambios, como los sucedidos la semana pasada en España, donde se aprobó una ley para la libre autodeterminación de género, que permite a cualquier persona cambiar el nombre y el sexo en el documento de identidad sin necesidad de informes médicos ni años de hormonación, que las mujeres lesbianas, bisexuales, personas trans con capacidad de gestar y aquellas sin pareja tengan acceso a técnicas de reproducción asistida dentro del Sistema Nacional de Salud y además se permite el cambio de sexo legal a partir de los 12 años, no antes, en diferentes tramos y con consentimiento de sus representantes legales.

Son asuntos polémicos, sin embargo, tarde o temprano el debate llamará a la puerta, porque, en la medida en que las sociedades avanzan, la inclusión se hace más imperante y la discriminación más retrógrada. Y no es por el simple hecho de que toque hacerlo, ni por las ventajas que supone, sino por el deber moral de la justicia social y la igualdad entre las personas.