Las flores a Mao: política exterior

GUARDAR

A propósito de la intensa jornada desplegada por el Gobierno Nacional durante la semana anterior, procurando acordar compromisos con la segunda economía más poderosa del mundo, muchísimos pronunciamientos afloraron, tanto desde los sectores de oposición como desde los gobiernistas. Lo que se evidenció por enésima vez, es que a nuestra sociedad le sigue faltando conocer mejor lo que representa el ámbito internacional y cómo éste debe asimilarse y utilizarse en beneficio de los intereses nacionales.

En la visita de Estado que adelantó el presidente Duque a China, acompañado de parte importante de su gabinete, hubo tanto de relaciones internacionales como de política internacional y política exterior. No obstante, resultó apenas normal que varios medios de comunicación y sectores de la opinión hicieran todo para confundir a sus receptores, transmitiendo que estos tres conceptos son lo mismo; razón por la cual, bien vale la pena un intento por aclarar que se trata de cuestiones diferentes.

Aunque no haya suficiente espacio para profundizarlo, debe anotarse que las relaciones internacionales (además de ser una disciplina) se explican como la interacción entre actores transfronterizos de todo tipo (legales e ilegales, legítimos e ilegítimos, convenientes e inconvenientes, etc.), en diferentes niveles. La política internacional, por su parte, explica interacciones similares, pero en el terreno exclusivo de la política; es decir, las relaciones entre Estados (gobiernos), organizaciones intergubernamenta-les y actores de tal naturaleza. Sobre esta última resulta válido anotar que con frecuencia se trata de labores reactivas frente a eventos o comportamientos de terceros.

Finalmente, la política exterior se define como una estrategia exclusiva de los gobiernos, con objeto de satisfacer las necesidades domésticas (trazadas a partir del ejercicio político), y que se ancla tanto a los valores y principios, como a los intereses definidos por los tomadores de decisión (élite gubernamental), bajo la categoría de nacionales.

Expuesto esto, y teniendo el Plan Nacional de Desarrollo sobre el escritorio, debe anotarse que Colombia (su gobierno), ha determinado mantenerse, e incluso profundizar, una de las estrategias internacionales del gobierno Santos, apoyada casi que de manera exclusiva en el tema comercial. Dicha administración estipuló una política exterior sobre la base del comercio internacional. Así, la consecución de los aliados tendrá como fundamento el principio kantiano de trazar alianzas con Estados (gobiernos o economías) que se interesen en la producción nacional y negocien con Colombia acuerdos de ese tipo. Detrás de los nexos comerciales, se tejerán los demás; no al revés, como se hizo norma en pasadas administraciones.

Con base en el precepto citado, y contemplando que la estrategia de política exterior que se intenta construir le apunta a la consolidación de vínculos comerciales, antes que políticos; reorientar el ejercicio internacional hacia China es apenas normal. Y si para ello hay que lucir ofrendas florales a personajes que resultan importantes a esas sociedades, pues simplemente se participa de los eventos y no hay que otorgar trascendencias infundadas.

Por tanto, es excesivo indicar que un simple acto protocolario, de acompañar al gobierno chino con una ofrenda ante los restos de Mao, se haya convertido en un homenaje al socialismo radical de otrora (que, por cierto, nunca fue comunismo). Peor aún, cuando ni siquiera la nación china de hoy es plenamente socialista. No se debe confundir a los regímenes autoritarios con los socialistas, pues estos no siempre van de la mano. Sin ser ni bueno ni malo, porque esa categorización no existe en las relaciones internacionales, la política exterior colombiana se reorienta hacia esa China autoritaria, después de tantos años de indisposición frente al gigante económico. Asunto de intereses.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés