.
Analistas 18/06/2021

Las 1.000 empresas al cierre de 2020

Juan Pablo Liévano Vegalara
Superintendente de Sociedades

La Supersociedades, como parte de su labor misional y con el fin de contar con información relevante del sector empresarial, elabora anualmente el informe de las 1.000 empresas más grandes del país. Es un insumo importante, pues permite estudiar el comportamiento de las empresas, realizar análisis sectoriales y regionales e identificar tendencias económicas, que resultan aún más importantes en estos momentos, debido a la caída de -6,8% del PIB en 2020 y a la necesidad de hacer sintonía fina en las políticas públicas para acelerar la reactivación económica y la consecuente generación de empleo.

En el informe se evidencia la reducción de 7,6% de los ingresos operacionales, pasando de $754 billones a $697 (-$57 billones), siendo los sectores más afectados porcentualmente el minero-hidrocarburos (-33,4%), el de construcción (-11,7%) y el manufacturero (-3,4%). De hecho, el sector minero-hidrocarburos perdió $40 billones, lo cual explica 70% de la reducción. Por regiones, la Costa Atlántica (-20,28%), Bogotá-Cundinamarca (-10,16%) y la Costa Pacífica (-0,87%). Por otro lado, los ingresos del sector agropecuario crecieron 13,7%. De este total de ingresos, 51% es aportado por las 100 empresas más grandes ($360 billones).

Así mismo, las ganancias se redujeron 34,1% (-$23 billones), siendo los sectores más afectados porcentualmente el agropecuario (-242,8%), el minero-hidrocarburos (-112%) y el manufacturero (-27,1 %). El sector minero-hidrocarburos perdió $18,2 billones en ganancias, con pérdidas de -$1,9 billones, lo cual explica 79% de la reducción. Por regiones, Bogotá-Cundinamarca (-40,3%), Antioquia (-11,4 %) y la Costa Pacífica (-6,7 %). Las ganancias del sector comercio crecieron 47,7%, lo que se debe a la adaptación del sector al cambio de producto y los diferentes canales de ventas por los que se puede optar.

Las empresas aumentaron sus pasivos 4,7% pasando de $522 billones a $546 ($24 billones). Los sectores que más aumentaron su endeudamiento fueron el agropecuario (37,5%), el minero-hidrocarburos (9,8%) y el de construcción (5,2%). De otra parte, a pesar del crecimiento del pasivo, el mismo sólo se incrementa de 47% a 48% del activo. Igualmente, las empresas crecieron su patrimonio en términos nominales 0,6%, a pesar de las contracciones patrimoniales de los sectores minero-hidrocarburos (-14,2 %) y servicios (-4,9%). También generaron utilidades por $45 billones. A pesar de la crisis sin precedentes que golpeó a todos los actores de la economía, las empresas, en términos generales, mantienen su solidez patrimonial y solvencia y pueden aprovechar la esperada reactivación económica de 2021 para recuperar sus ingresos. Los resultados demuestran la resiliencia de las empresas, pues pudieron sobrellevar la crisis. También se resalta la estrategia del Gobierno en el gasto público en programas como el PAEF, el PAP y el ingreso solidario, así como las diferentes líneas de crédito con garantías, mecanismos que no sólo protegieron empleos y hogares, sino que también contribuyeron a la preservación del tejido empresarial y el consumo. En conclusión, las empresas son fundamentales para la generación de empleo y bienestar social, lo cual se logra con la paz ciudadana necesaria para la recuperación de los ingresos. Se requiere la generación de las condiciones sociales y ciudadanas para el “despegue empresarial”, pues solo así lograremos una rápida recuperación de la economía.