Analistas

Los servicios de tecnología como vacuna

GUARDAR

Juan Carlos Delgado Ortíz - jcdo2006@hotmail.com Cargo Consultor independiente

En la industria colombiana a mitad de los 80s, hablar de automatización o variadores de velocidad (VV), era similar a hablar de Inteligencia Artificial, o transformación digital hace unos cinco años.

Pocas invertían en ese tipo de tecnologías, y las que lo hacían dependían del soporte técnico extranjero, con costos altos, y tiempos de respuesta lentos, lo cual las hacía poco competitivas.

En el siglo XX el país tuvo poco acceso a divisas por exportaciones, dependientes del café y el petróleo, y esto aún hoy, genera gran impacto en nuestra capacidad económica, aranceles y tasa de cambio. A comienzos de los 80 se presentó en el país cierre a las importaciones, y trajo una gran crisis para la que no teníamos antídotos.

Hoy les escribo acerca del empresario Jorge Enrique Tobón, quien junto con sus socios Guillermo Giraldo y Mauricio Pareja, hace más de 30 años, fundaron la empresa Variadores S.A.

Los socios de Jorge habían iniciado una empresa de motorreductores a comienzos de los 80, impulsados por una gran industria de productos en Cerámica. Cuenta Jorge que el país venía con gran desarrollo en electrificación, y con el cierre de importaciones, las grandes multinacionales se enfocaron en proyectos de energía en alta tensión, algunas de ellas con incertidumbre para promover tecnologías a nivel industrial, que ya en países desarrollados estaban en auge y, fue allí, donde identificaron una gran oportunidad.

Jorge fuerte en tecnología, había trabajado varios años para Asea (Sueca - 1890), hoy ABB (#328 en Fortune 2019), se unió al emprendimiento y fundaron Variadores S.A.

El cambio a nivel industrial de motorreductores a VV electrónicos fue lento, había desconocimiento, poca formación técnica, lo que generaba incertidumbre, especialmente en el soporte, dado los altos costos y la lentitud en reparaciones. Fueron disruptivos al especializarse en desarrollo de aplicaciones en sectores tales como plásticos, bebidas, textil y ascensores. Se enfocaron en importar el VV para motores y ellos localmente le desarrollaron software para aplicaciones volviendo competitiva la industria, en eficiencia energética y productividad.

Desarrollar múltiples aplicaciones y diversificando en segmentos, como en la industria azucarera, los catapultó. Sumado a ello, los servicios que prestan, y la gran inquietud por conocer a fondo los procesos industriales, hacen de Variadores S.A. una empresa sostenible y de gran potencial.

Uno de sus grandes logros es la escuela técnica, en la que forman a muchas personas que en su mayoría han permanecido con la empresa. Hoy generan empleo de calidad para más de 150 personas, van en segunda generación como familia, y actualmente apuntan al mercado del exterior para su crecimiento.

Mi opinión: con un gran mercado global necesitando servicios de tecnología, debemos impulsar la innovación, ampliando a nivel nacional el modelo articulado Universidad - Empresa - Estado, exitoso en Medellín, y por que no, aliándonos con universidades top de países desarrollados, así sumaremos a los US$22.000 millones de exportaciones de petróleo de 2019, cifras similares a las de Israel con exportaciones por US$50.000 millones en servicios, principalmente de alta tecnología, como consultoría TI, y software.

En Colombia tenemos interesantes empresas en TI, aeronáutica, biomédica, Sistemas eléctricos, software, etc, pero son pocas y actúan separadamente, debemos masificarlas de manera organizada y articuladamente.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés