Analistas

Pymes en la era del cambio digital

GUARDAR

Tras la expansión masiva de la economía interna en América Latina y el claro crecimiento de las inversiones externas, el sector pyme logró tener una mayor demanda, generando empleo y competitividad para otras empresas e industrias. En este contexto, le permitió visualizarse como un componente fundamental y clave para diversos sectores empresariales de América Latina.  

El panorama ha dejado entrever un camino lleno de oportunidades para aquellas compañías que están naciendo y apostando a brindar sus servicios y/o productos en una era digital, moderna y globalizada. En este punto, ya no basta con tener sistemas análogos y tradicionales, hoy por hoy, las herramientas, plataformas y dispositivos demandan que estas pymes se alineen a nuevas opciones de trabajo que permitan mayor conectividad, productividad y rendimiento. 

Las especulaciones sobre cuál debe ser ese primer paso son muchas, pero sin duda, la innovación es el primer recurso al que deben direccionar sus esfuerzos, motivando a que la organización renueve, utilice y brinde nuevos formatos de trabajo que den valor agregado tanto a sus clientes internos como externos.

Pese a que la creación y evolución de una Pyme es un proceso lento, las nuevas tecnologías, así como el mundo digital, aceleran la ruta, marcando otras tendencias y opciones de progresar en un mercado tan volátil y diverso como el Latinoamericano. De acuerdo a un estudio realizado por la firma Frost & Sullivan, la digitalización con 27% y los competidores disruptivos con 36%, son las fuerzas que más impulsan las transformaciones en una empresa. 

La era digital es un desafío que enfrentan no solo las pymes, sino las grandes multinacionales que quieren generar un mayor alcance e impacto; en este punto, el reto está en identificar las oportunidades de mejora, competitividad en innovación y servicio, y de esta manera, no quedar rezagadas por nuevos modelos y negocios más interactivos y móviles. 

Por otra parte, los competidores, el mercado y los empleados también ejercen una presión para que se de esa transformación y apropiación digital, pues el ejercicio de sus labores más optimizado, significaría mayor productividad y desempeño. 

La rentabilidad que busca una compañía, sea grande o pequeña, dependerá del nivel de evolución tecnológico que adopte. En este sentido, el IoT (Internet de las cosas), el Cloud Computing, Big data y demás tendencias, que apoyarán el proceso de cambio e inmersión digital, basados en aplicativos móviles, teletrabajo y  comunicaciones wireless.

Es así como las pymes, industrias y sectores deben establecer objetivos claros y estrategias que estén paralelas al avance que el mundo digital brinda. La clave está en conocer las prioridades del cambio y visualizar esa transición como una inversión que se retribuirá en un corto plazo.

Más allá de ser una transformación radical, debe ser un tránsito hacia nuevos y mejores mecanismos de trabajo, es indispensable evaluar en qué punto está cada empresa y en base a este análisis, determinar cuáles son uno a uno los puntos a trabajar. No es solo modificar y adaptarse a las nuevas tecnologías y herramientas digitales de forma inmediata, es un trabajo constante que implica aislar un chip mental tradicional por uno más multidinámico y atractivo para todos los públicos. 
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés