.
Analistas 19/03/2022

Ampliar nuestra producción

José David Name
Senador de la República

Ahora que el precio del petróleo Brent no detiene su escalada, Colombia observa cómo se la va de las manos una oportunidad única de llegar a nuevos mercados y generar mayores recursos para el país. Si bien se trata de una coyuntura extraordinaria, que cambiará en un tiempo, son muchas las lecciones que la actual crisis está dejando, sobre todo respecto a la necesidad que tiene cada Nación de mantener su autosuficiencia energética.

La persistente disminución en la producción de petróleo y gas nacional, nos mantiene en desventaja y fuera de la recomposición del mercado mundial. Con una producción promedio de crudo, que según el Ministerio de Minas y Energía, en enero de este año fue de 739.848 barriles promedio día, equivalente a una contracción de 0,75 %, y una producción de gas de 1.022,86 millones de pies cúbicos por día (mpcd), que representó una disminución de 6,22 % frente al mismo mes de 2021, las posibilidades de ampliar las exportaciones se ven muy reducidas.

Continuamos pagando la larga factura, que nos dejó el hecho de haber abandonado durante varios años la actividad exploratoria. La crisis energética mundial ha confirmado que si seguimos manteniendo un estancamiento en las reservas petroleras, una limitada producción, así como una alta dependencia hacia los hidrocarburos, estaremos expuestos a la pérdida de la autosuficiencia. También, se ha ratificado lo que venimos afirmando, de tiempo atrás, que no es conveniente eliminar de tajo los proyectos de exploración y producción de hidrocarburos, y que está es la industria llamada a lograr, en unos años, una conversión confiable y sostenible hacia las energías renovables.

La ambiciosa propuesta del presidente, Iván Duque, a Joe Biden, de elevar la producción petrolera nacional a un millón de barriles de crudo por día para convertirnos en uno de los aliados de Estados Unidos, tras la decisión de dejar de importar desde Rusia como castigo a la invasión de ese país a Ucrania, tiene a los expertos sacando cuentas que no alcanzan en el corto plazo. Aunque no es imposible, los rezagos de años en el sector, nos alejan de la posibilidad de tener en poco tiempo una producción robusta que nos permita nuevas exportaciones petroleras.

Si observamos que la producción proyectada por el Gobierno Nacional para este año se encuentra con valores entre los 780.000 y 800.000 barriles diarios, es claro que necesitaríamos inversiones extras para incrementar las exportaciones de hidrocarburos hacia EE.UU. Lo anterior, contando con que el nuevo Gobierno logre generar confianza en los inversionistas, que en estos momentos mantienen una alta incertidumbre por los cambios políticos.

Aunque hemos tenido importantes avances en la industria nacional, todavía nos quedamos cortos. Imprimirle un mayor dinamismo al sector, ampliar las exportaciones, impulsar la actividad exploratoria, tener una producción más eficiente y a menor costo; son algunos de los aspectos en los que hay que continuar trabajando para extender el horizonte de autosuficiencia energética del país y entrar a jugar con un papel protagónico en el mercado internacional.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA