.
Analistas 23/09/2022

Nadie quiere trabajar con Petro

Jorge Hernán Peláez
Columnista y periodista de Al paredón del Diario LR

Con el poco tiempo que lleva el nuevo gobierno empieza a aterrizar de barriga la fantasía y el discurso de campaña que terminó en junio. En el sector salud hay desabastecimiento de medicamentos, déficit billonario del sistema y una reducción del presupuesto. Sin la pandemia es normal que los gastos extraordinarios de 2020 y 2021 desaparezcan. La ministra Corcho explicó el alcance real de las cifras. El hueco es impresionante. Las asociaciones de pacientes, gremios de profesionales de la salud y otros interesados del sector como las EPS no pueden sino mostrar preocupación.

La invasión de tierras en varias regiones del país está empezando a desbordar al ministro de Defensa. El gobierno se aceleró en buscar sacar a los encarcelados de la primera línea, propuso diálogos con grupos de invasores, exhibió ansias de negociar con cualquier grupo ilegal, pero se olvidó de los millones de ciudadanos que no hacen parte de las guerrillas, disidencias, clanes y grupos de narcotraficantes armados. ¿Para quién trabaja la “defensa” de Velásquez? Únicamente se vio indignado cuando señaló que no permitiría el resurgimiento de posibles grupos paramilitares.

En la Cancillería no han querido ver el problema de la mafia de citas para los pasaportes. Faltan más de 85% de los nombramientos en embajadas y consulados. Supuestamente habría espacio para la carrera diplomática. No se ha posesionado el primero. Leyva solo dedica su tiempo a fungir de comisionado alterno de paz, habla de guerrillas o derecho internacional humanitario todo el día. No ha escrito una sola línea sobre diplomacia o política exterior. Ni siquiera ha completado su propio equipo con personas idóneas.

En el ministerio de Minas, las empresas del sector energético le salvaron a Petro su primera inminente destitución. La funcionaria que debe afrontar las alzas en gasolina y los ajustes de tarifas de energía que supuestamente vienen, tiene evidentes problemas para comunicar. No se sabe si va diciendo lo que va pensando, o si le cuesta trabajo pensar y va diciendo cualquier cosa. Es en realidad difícil distinguir, especialmente si se observa en simultánea su lenguaje no verbal. Debe dejar de salir en prensa para siempre, creo que lo mejor es que contraten un portavoz para evitar ambigüedades. Hacen falta asesores técnicos en esa cartera que no han conseguido.

En casi todos los ministerios hay un desorden en comunicaciones. No hay coordinación y cada jefe de prensa va por su lado. Le apuntan a publicar en redes sociales, graban videos, suben fotos. No trabajan de verdad. No hay plan estratégico y viven en permanente modo reactivo apagando incendios.

Este panorama ahuyenta a potenciales profesionales que han intentado reclutar desde el gobierno. Deben suplir cerca de 3.600 vacantes y no van ni en 25%. Tuvieron que dejar dos de los superintendentes del gobierno anterior, sociedades y financiero, pues nadie apto para esos cargos quiere trabajar con Petro. Faltan viceministros y delegados importantes para entidades que no conseguirán fácilmente. En Icbf recurrieron a una vecina de la primera dama, Verónica Alcocer. A este ritmo va a suceder lo mismo que pasó en la alcaldía de Bogotá Humana. La esposa reclutando amigos, familiares y socios para decenas de vacantes.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA