Analistas

“El puente está quebrado”

El balance de gestión del ministro Germán Cardona ante el presidente Juan Manuel Santos se sintió como cuando un alumno presenta un examen final oral, necesita nota porque va perdiendo y no ha estudiado. El Ministro habló de billonarias licitaciones, pero la gente está cansada de oír cifras gigantescas, contratistas y políticos investigados o encarcelados, las obras a la mitad o en algunos casos sin empezar.

En el gobierno anterior, el ministro Andrés Uriel Gallego prometió los famosos planes 2500 y MegaObras, que jamás se cumplieron a cabalidad. Vienen a la memoria la Ruta del Sol, las reuniones en Panamá con miembros del Grupo Nule y otros escándalos como la concesión Bogota-Girardot, que hace parte del encarcelamiento del ex senador Iván Moreno.

Pasaron ocho años y mientras los colombianos celebraban que podían salir nuevamente a carreteras por un mayor nivel de seguridad y un mejoramiento en la custodia, nadie se cuestionaba porque la mayoría de dichas carreteras eran de un sólo carril, no había gran cantidad de túneles y los desplazamientos en tiempos y costos seguían siendo altos por subir y bajar montañas en vez de desplazarse en línea recta.

También queremos olvidar los escándalos del Runt y la tabla de fletes que siempre estuvo en el papel y no pudo lograr que el sector transportador la cumpliera. Por último recuerdo al ministro Gallego con el entonces alcalde de Bogotá, Samuel Moreno (antes de su destitución y encarcelamiento), doblegados ante un paro de taxistas y transportadores que resultó en contratos con 24 años de rentabilidades garantizadas e impagables a empresarios del sector que esperan en los próximos meses el inicio del SITP.  Gallego fue un mal y largo trago que afortunadamente terminó.

Durante el cambio de gobierno en 2010, analistas políticos destacaban las hojas de vida de los tecnócratas reclutados por Santos. Cardona, uno de ellos, había sido alcalde de Manizales dos veces y Gobernador de Caldas. Los manizalitas lo recordaban por la tenacidad y decisión para sacar adelante en tiempo récord la construcción del Estadio Palogrande, sede en su momento de la final de Copa Libertadores en 2004 y Mundial Sub20 en 2011.

El ingeniero Cardona venia de ser Zar Anticorrupción también durante la última etapa del presidente Uribe, y se proyectaba como un ministro estrella cuando se enfrentó en los primeros días al excanciller y amigo suyo Luis Fernando Jaramillo (qepd) por la renovación o prórroga del contrato de Odinsa en el aeropuerto de Bogotá.

La expectativa era alta, se hablaba de un hombre honesto y decidido a cambiar las cosas. Pero al revisar su entrega de resultados y balance de gestión la realidad es que logró hacer poco. El efecto del invierno, las dificultades naturales de las licitaciones y un evidente desgaste físico, hicieron ver a un Cardona derrotado, mostrando muy poco de lo que la sociedad colombiana esperaba.

No es posible que dos años después de haberse posesionado, todavía se siga hablando de posibles billonarias licitaciones por adjudicar cuando el cronograma debió comenzar mucho antes. Mientras calienta Miguel Peñalosa y Cardona alista la biblia y los papeles para irse como embajador al Vaticano, seguimos con la misma infraestructura débil, pero con un agravante adicional y es que esta semana entró en vigencia el TLC. Con estas carreteras evidentemente no podemos competir.

Ñapa: ¿Qué negociaba hace unos días el ex ministro de Protección Social Diego Palacio en una reunión en la Nueva EPS con su vicepresidente de salud, Javier Agudelo Valencia, actualmente en la mira de la Contraloría General y quien es considerado el "ahijado" de Carlos Palacino en Saludcoop? ¿Serán contratos, acuerdos, porcentajes o negocios? Con humor dicen algunos que en el sector salud nació desde hace un tiempo la "Red Papá" (Palacino, Agudelo, Palacio). Se esperan desarrollos periodísticos de este tema.