Analistas

Decepcionante posconflicto

GUARDAR

En plena campaña electoral, a pocos días de la votación de primera vuelta presidencial, hay varios elementos que dejan un sinsabor en el imaginario popular. En campañas anteriores, los candidatos hicieron señalamientos al establecimiento, y por supuesto acusaciones entre ellos. En esta ocasión, los escándalos o verdades que se van conociendo en las últimas semanas ni siquiera provienen de los estrategas maquiavélicos de las diferentes campañas.

El posconflicto arrancó muy mal. El proyecto que plantearon los negociadores de paz, el Gobierno Nacional y los países garantes no se está viendo. La Fiscalía, los medios de comunicación y ciudadanos en las redes sociales destaparon el Carrusel del Posconflicto. Los dineros de la paz están lejos de ser manejados con transparencia. Los dineros que se consiguieron luego de un extenso trabajo diplomático internacional deberían tener un proceso transparente de ejecución. La verdad, revelada principalmente por la Fiscalía, es muy diferente. Ya es normal oír en las crónicas de distintos medios acerca de “intermediarios” y “lobbystas” para obtener contratos sobre proyectos de desarrollo en el posconflicto. ¿Cuáles proyectos? Nadie sabe en qué consisten pues hay una reserva de información que ya se volvió sospechosa.

Uno supondría que dineros para impulsar emprendimientos de los recién desmovilizados para que se inserten más rápidamente en la sociedad sin delinquir. La triste realidad es que entre coimas y porcentajes se va quedando la plata en manos de las mismas mafias de contratación pública de siempre.
La guerrilla recién desmovilizada tampoco se ha portado muy bien. Retiró a los candidatos al Senado de la plaza pública ante la natural reacción del público que difícilmente iba a aceptar esas figuras. Retiraron candidato presidencial también. No se quedaron solo en retiro de candidatos. Retiraron los fondos también del anticipo que les consignaron en el Banco Agrario y de manera preventiva Bancolombia alertó a las autoridades al observar recursos públicos en la cuenta de una persona natural.

“Es muy sospechoso que se saquen $5.400 millones un día antes de las elecciones, que se trasladen a una cuenta personal de un directivo y que desde ahí se quieran hacer unos pagos. Es bien grave que se pierda ese dinero. Básicamente se convierte en un delito a favor de terceros. Lo importante es que esos recursos vuelvan a ser manejados en la cuenta única del partido. Ellos tienen que rendir cuentas, decir en qué se gastaron esos recursos.”, dijo Emiliano Rivera, actual magistrado del Consejo Nacional Electoral.

¿Realmente se gastaron ese valor en la campaña? No se entendería en qué rubros ya que la campaña duró unos pocos días. No hubo cuñas radiales, ni spots en televisión, ni afiches ni vallas ni camisetas. Sólo queda por concluir que se iban a gastar esa plata en otra cosa, y ahora deben una explicación que se vuelve mucho más relevante luego de conocer las denuncias contra dos miembros negociadores de la guerrilla por supuestos vínculos con narcotraficantes. Todo eso siguió pasando después de haber firmado el acuerdo. Uno de ellos ya está en la cárcel esperando que le resuelvan su posible extradición. Las pruebas de infiltrados norteamericanos son contundentes. Al paso que va el Gobierno terminará por aceptar que en vez de acuerdo de paz con un grupo insurgente que quería tener partido político, terminamos negociando la legalización de os narcos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés