Analistas

Colombia, a replantear

Mañana en Phoenix, Arizona, la Selección Colombia vuelve después de 12 años a disputar el encuentro del tercer y cuarto puesto de una Copa América frente al equipo local, Estados Unidos. En aquella ocasión, en Perú 2004, Colombia venía de perder la semifinal contra Argentina 3-0 en Lima. Enfrentamos en Cuzco a Uruguay, que venía de perder contra Brasil, al final el campeón del torneo. En la anterior ocasión donde llegamos al partido del tercer puesto, curiosamente Colombia también tuvo que enfrentar a EE.UU. Jugamos en Maldonado, Uruguay en 1995 contra el mismo equipo que nos había propinado la dolorosa derrota del autogol de Andrés Escobar en el Rose Bowl de Pasadena en el Mundial 1994. Ese día del tercer puesto, Colombia ganó 4-1 con goles de Luis Quiñónez, Carlos Valderrama, Freddy Rincón y Faustino Asprilla. Esta vez ya les ganamos 2-0 en el primer partido en Santa Clara y ojalá mañana repitamos. Un tercer lugar no sobra en nuestras credenciales.

Las conclusiones que deja esta Copa América Centenario para la Selección Colombia son delicadas. Lo primero que se observó es que no tenemos tantos jugadores de nivel como algunos rivales de Suramérica. David Ospina, Christian Zapata, Jeison Murillo, Carlos Sánchez, James Rodríguez, Juan Guillermo Cuadrado y Carlos Bacca son nuestros jugadores top del fútbol europeo. Necesitamos al menos 10 más, ya que la diferencia entre los suplentes y los titulares es gigante. Este detalle se evidenció en el tercer juego que nos ganó Costa Rica 3-2 en Houston cuando Pékerman decidió poner 10 suplentes. Necesitamos encontrar otros delanteros, Colombia se va del torneo con el triste récord de no haber marcado goles en cuartos de final ni en semifinal. Los jugadores que fueron “prestados” de la Selección Olímpica están lejos de nivel y con ese equipo no podríamos ir a disputar una medalla en fútbol a Río 2016. Los que juegan en México, y que tienen nivel de Selección, deben pasar rápidamente a Europa. Dayro Moreno y Edwin Cardona son brillantes en el torneo mexicano, pero les cuesta cuando se juntan con los que traen ritmo del otro continente. 

La Liga colombiana ha evolucionado y aporta algunos jugadores interesantes como Daniel Torres, del DIM; Sebastián Pérez, Faryd Díaz y Marlos Moreno, del Nacional. No es suficiente. En nuestros clubes deberíamos poder completar al menos una selección, pero rescato que en los últimos años con la inversión publicitaria y la llegada de todos los cableoperadores al negocio del fútbol por televisión, hay recursos suficientes para desarrollar muchos talentos. Con dinero, es cuestión de mejorar detalles y subir nuestro nivel para lograr una liga competitiva, que los equipos colombianos ganen Copa Libertadores y Suramericanas y que haya decenas de jugadores disponibles para la Selección y para exportación.

EE.UU. y México nos llevan décadas en organización y movimiento de dinero en sus ligas. Se fueron goleados por los finalistas 4-0 y 7-0, respectivamente. El gran mensaje es que la distancia futbolística entre Suramérica y Centro y Norte América es abismal. Nunca tuvo sentido juntar a Chile, Uruguay, Brasil y Argentina con Haití o Jamaica. La Copa América debe seguir siendo en Suramérica con dos invitados, ojalá algún día traigan uno europeo. 

El domingo se repetirá la final de la Copa América pasada entre Chile y Argentina, los dos mejores equipos de Suramérica actualmente. Messi es el gran atractivo para ir al Metlife Stadium y observar posiblemente su primer gran torneo con la Selección de mayores. Se acabará el partido y los colegas de prensa que vinimos a acompañar a la Selección nos iremos el lunes en el vuelo nerviosos con los seis partidos que vienen en la Eliminatoria a Rusia 2018 en septiembre, octubre y noviembre. El orden es Venezuela (local), Brasil (visitante), Paraguay (visitante), Uruguay (local), Chile (local) y Argentina (visitante). Mejor dicho, cerramos el año contra los dos finalistas de la Copa. Hay muchos detalles por corregir.