Impulsemos la Economía Digital

GUARDAR

Hace más de dos décadas, exactamente en 1995, Don Tapscott publicó un libro titulado: “La Economía Digital: Promesa y peligro en la Era de la Inteligencia en redes”. Desde ese momento se acuño el término ´economía digital´ para referirse a una nueva economía que permitiría acceder eficientemente a nuevos bienes y servicios por medio de redes digitales, con posibilidades infinitas, mercados globales y accesos universales.

La Cepal ha señalado que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) han experimentado un desarrollo espectacular a lo largo de los últimos veinte años y han impulsado innovaciones que afectan a todos los ámbitos de la economía. Hoy en día, según Accenture Strategy, la economía digital representa 20% del PIB mundial y en países como Estados Unidos llega a 33% de su mercado.

Estos datos muestran que la economía digital ya no es el futuro de la economía sino el presente, lo cual nos obliga a preguntarnos por la forma como Colombia ha asumido esta situación y por lo retos que debe enfrentar.

En este sentido, desde la ley 1341 de 2009 el Estado reconoce que el acceso y uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones contribuyen “al desarrollo educativo, cultural, económico, social y político”. Para ese momento nuestro país se encontraba en el puesto 73 a nivel mundial en acceso y la apropiación de las TICs; sin embargo, ocho años después, el ICT Development Index 2017 ubicó a Colombia en el puesto 84. Ello dejó en evidencia que entendemos lo importante que son las TICs para el desarrollo nacional, pero no tomamos medidas efectivas para satisfacer dicha necesidad.

Esto se debe, además de variables como lo político, a que no hemos logrado superar ni siquiera los requerimientos básicos de la digitalización, como por ejemplo la conexión web. Y es que, aunque para muchos de nosotros actualmente resulte difícil viabilizar nuestros estilos de vida sin tener acceso a internet, en nuestro país aproximadamente 25 millones de personas, más del 50% de la población, no están conectados a banda ancha. Una cifra aún más preocupante si recordamos que 75% de nuestra población vive en zonas urbanas, ya que deja en evidencia que el problema de conectividad no se limita a las zonas rurales.

Ahora bien, para poder ser competitivos a nivel mundial en esta nueva era de la economía no solo basta con superar el rezago acumulado, además se debe ser innovadores y propositivos. Para llegar a ese punto, el Ministerio de las TIC ha previsto que se necesitan inversiones cercanas a los $90 billones en los próximos 10 años, lo cual es una tarea ardua para el Estado.

Por ende, ante la importancia de ser competitivos, subsistir y progresar ante los nuevos horizontes, es indispensable que el desarrollo digital sea liderado por la sociedad civil; personas, asociaciones, industrias que se apropien de los recursos digitales, generen ideas innovadoras y sobresalgan a los adelantos estatales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés