Analistas

Cuando la suma de las partes vale más que el todo

Hace una semana la compañía canadiense Research in Motion (RIM), fabricante de los teléfonos móviles inteligentes de la marca Blackberry™, presentó su reporte con los resultados financieros trimestrales, los cuales han sido interpretados por muchos analistas como uno de los más grandes desastres económicos de la industria. Además de reportar una abrumadora caída en las ventas de sus dispositivos a nivel mundial, RIM ha sorprendido con un baldado de agua fría a sus fervientes seguidores, anunciando el aplazamiento de la salida al mercado de su nuevo sistema operacional conocido como BB 10, una plataforma que para muchos pareciera ser la última esperanza de sobrevivencia de la compañía que masificó el correo electrónico móvil.
El anuncio acerca de las pérdidas de más de US$500 millones  y la caída de 33% en su índice de ingresos netos de un trimestre a otro, resultaron sorpresivos para muchos, aunque para otros fue básicamente la "crónica de una muerte anunciada". Es doloroso ver cómo una empresa que hace pocos años se consideraba líder en uno de los segmentos con mayor crecimiento de la industria, ha comenzado a caer de esta forma y aún más, duele ver como mas de 5.000 personas a nivel mundial están condenadas a  perder su empleo por una serie de decisiones desafortunadas.
El negocio detrás de los afamados "Blackberries" es complejo y multidimensional porque va mas allá de los dispositivos con los que los usuarios estamos acostumbrados a lidiar. Los teléfonos son solo una parte del sofisticado ecosistema que la compañía construyó por mas de diez años y que le ha permitido ofrecer servicios de comunicación instantánea y correo electrónico móvil con un nivel de calidad, seguridad y confiabilidad que ningún competidor ha sido capaz de igualar.  Parte del modelo de negocio de la compañía está relacionado con cobrarle a los operadores celulares una tarifa mensual por cada usuario que hace uso de los servicios de mensajería y correo electrónico, algo que Google, Apple o Microsoft no hacen con sus sistemas operacionales.
Uno de los posibles escenarios que los banqueros y analistas contemplan como salida para la compañía, es la venta de sus partes al mejor postor. Activos como una colección de patentes en temas como seguridad y protocolos inalámbricos, podrían ser de mucho interés para compañías como Apple, Google o Microsoft, quienes necesitan acrecentar su arsenal de propiedad intelectual para defenderse de sus competidores. La infraestructura de red que soporta el servicio de Blackberry, que está sustentada en centros de operaciones y granjas de servidores estratégicamente localizados para manejar la demanda de servicios y el tráfico generado por los millones de usuarios, es otro componente que muchas compañías como Amazon, Facebook y el mismo Microsoft podrían estar interesadas en comprar al precio adecuado.
Un escenario menos apocalíptico que el desmembramiento de la compañía podría generarse en el eventual caso de que decidan abrir su sistema operacional o al menos certas componentes del mismo y licenciarlas a otros fabricantes. En particular el servicio de mensajería instantánea conocido como "Blackberry Messenger" ha demostrado ser el rey de su categoría imponiéndose sobre competidores como Whatsapp. El problema es que hasta el día de hoy la única manera de utilizar el servicio es a través de un teléfono móvil Blackberry, lo cual ha empezado a limitar su crecimiento en conjunción con el éxito de plataformas como el iPhone y los teléfonos basados en Android.
La división de "servicios" de RIM tiene actualmente un valor estratégico muy importante por el enorme número de usuarios y el alto margen de contribución que generan  los pagos recurrentes que hacen los operadores, por otro lado,  las ventas de los teléfonos "Blackberry" aunque representan aproximadamente un 80% del total de los ingresos del fabricante, son la parte del negocio que presenta la mayor desaceleración y donde los márgenes se ven cada dia mas amenazados por la presión de los competidores .
Para muchos, RIM es un perfecto ejemplo de una compañía donde el valor del todo no necesariamente es igual o superior a la suma de sus partes, lo cual se evidencia con la forma en que el aparente "fracaso" del negocio de "hardware" pareciera estar restando valor a la división dedicada a los servicios y opacando el futuro de la empresa. Queda esperar las decisiones que el CEO, quien fue nombrado en enero de este año, tome en los próximos meses con el fin de salvar la compañía o al menos maximizar el valor para sus accionistas.