Analistas

Cuando el celular es el enemigo de la memoria

El uso de los teléfonos celulares, tabletas y cualquier otro dispositivo móvil en cualquier momento de nuestra vida diaria se ha convertido en algo normal y corriente. No es fácil para muchos, definir si el uso del mismo se hace por necesidad, comodidad, moda, vanidad o simplemente adicción. Uno de los lugares donde el uso de los dispositivos móviles es más popular y al mismo tiempo más molesto para quienes están alrededor, así como para los artistas, es durante conciertos, recitales y presentaciones de músicos, comediantes y oradores. No es fácil resistirse a la tentación de tomar una fotografía o grabar un video en estas situaciones, con el supuesto objetivo de publicarlo o compartirlo en redes sociales, ya sea solo para hacer el respectivo “check-in” o porque se quiere guardar un recuerdo.

No es común en estos días escuchar la noticia sobre algún artista regañando a algún fan en pleno concierto por grabarlos, como sucedió con Adele hace unas semanas. La cantante británica no pudo aguantar su molestia hacia los asistentes a su concierto, que en lugar de disfrutar plenamente de su actuación, se dedicaban a verla a través de las cámaras de sus teléfonos móviles, argumentando que deberían mejor disfrutar en la vida real de su música en lugar de hacerlo por medio de una cámara o tratar de inmortalizar un momento sin razón. 

Para muchos la actitud de Adele nos puede sonar más que razonable, porque siendo honestos, aunque ahora tengamos herramientas tecnológicas que nos permitan guardar esos momentos y de alguna manera hacer sentir a nuestros amigos y conocidos cercanos que están presentes en esos momentos, lo que sí es cierto es que hemos dejado de percibir la vida real y en muchas ocasiones dejamos pasar cosas realmente importantes por no soltar el teléfono celular y por tratar de informar al mundo de lo que nuestros ojos están presenciando y al mismo tiempo incomodamos a quienes quieren disfrutar de la experiencia. 

El problema de los teléfonos en eventos artísticos es tan antiguo como los teléfonos mismos y es por esto que artistas y dueños de los espacios donde se realizan eventos, han tratado de pedir, incluso llegando al nivel de amenazar a los asistentes, que no se utilicen los teléfonos móviles durante las presentaciones. Hace unos meses, algunos teatros en Londres, anunciaron que comenzarían a usar una luz láser para señalar a quienes estuvieran utilizando su teléfono durante un evento.  Un mecanismo un poco más restrictivo y posiblemente polémico es que propone la compañía Yondr, creadores de un estuche con un sello electrónico, cuya función es bloquear el uso de los celulares en los eventos. Artistas como Alicia Keys, Guns N’Roses y Chris Rock, han empezado a adoptar esta tecnología en sus presentaciones, forzando a los asistentes a empacar sus teléfonos móviles en estos estuches y así remover la tentación de utilizarlos durante los eventos. El potencial de esta solución tecnológica que siendo honestos no tiene mayor ciencia, es interesante en otros contextos como el de los colegios, universidades y hasta en el hogar.

En un momento histórico donde los teléfonos inteligentes, las redes sociales y el internet en general, se han convertido en parte de la interacción diaria de una gran mayoría de la población, el hecho de tener que “encerrar” nuestros dispositivos móviles en una bolsa, parece un mecanismo absurdo. Más aún, cuando los seres humanos deberíamos ser conscientes y obedecer a una norma impuesta por un artista o un teatro. Para muchos, este tipo de imposición podría verse como una agresión y estarían opuestos incluso a comprar una boleta para asistir. El argumento de que por mucho que quien organice un espectáculo tenga la potestad de imponer sus reglas, o que sea lógico y razonable que un espectáculo se disfrute más o menos evitando que la audiencia se centre en obtener buenas tomas, imágenes o vídeos para compartir o para revivirlos posteriormente, es algo que debe ser considerado a la hora de buscar mecanismos restrictivos para evitar el uso de los dispositivos móviles.