.
Analistas 30/08/2019

Estrategia exportadora ante la incertidumbre mundial

Recientemente fueron publicados los datos del crecimiento económico colombiano para el segundo trimestre de 2019. Si bien los resultados superaron la expectativa de la mayoría de los analistas, el desempeño sigue siendo insuficiente para suplir las necesidades del país, desde el punto de vista fiscal y en general económico. Más aún cuando sectores claves como el agrícola, el manufacturero y constructor, presentan un crecimiento más bajo que el promedio de la economía.

Cuando se revisa el comportamiento del PIB por el gasto, se advierte que la demanda interna está teniendo una conducta favorable, al igual que la formación bruta de capital fijo. No obstante, se sigue observando un desbalance pues esta dinámica ha hecho crecer las importaciones, mientras que las exportaciones, sobre todo en el sector no minero-energético, presentan apenas un comportamiento estable. Sin duda, si lo que se quiere es promover un mayor crecimiento de la economía colombiana, deben impulsarse las ventas externas para dar un salto de calidad.

El crecimiento exportador en el que debe sustentarse la estrategia de crecimiento del país debe tener como foco la diversificación de productos y, dada la actual coyuntura internacional, de destinos.

Las tensiones comerciales que se han dado entre China y Estados Unidos, pero que también ha involucrado países y regiones con una fuerte importancia geopolítica como Europa, Turquía, Japón, Corea, entre otros, han generado una gran incertidumbre en los mercados internacionales, a tal punto que los inversionistas están saliendo de economías emergentes por temor a una crisis y se están refugiando en activos seguros. En este contexto, la demanda en varios socios comerciales se ha visto frenada y ha estancado nuestras exportaciones. Sólo para el primer semestre del año, las exportaciones no minero energéticas del País han caído 2,7%, influenciadas por menores ventas a destinos como China, Argentina, Venezuela, México, Brasil, Chile y Perú.
¿Qué hacer en este contexto? El Gobierno Nacional viene adelantando una estrategia ofensiva para facilitar el comercio y aprovechar nuestros acuerdos comerciales. Sin embargo y ante la coyuntura internacional, es necesario ejecutar un plan de choque que nos permita identificar unas acciones a desarrollar para que las exportaciones tengan un papel protagónico dentro del escenario económico colombiano.

Toda crisis debe ser vista como oportunidad. Y este escenario de incertidumbre en el mundo debe ser aprovechado por el país para implementar una estrategia que permita la atracción de inversión extranjera, que permita una adecuada inserción del país a las redes globales de valor, generando exportaciones sostenibles y que permitan dar un salto en el largo plazo.

Estos y otros temas serán analizados en el Congreso Nacional de Exportadores, que tendrá lugar en la ciudad de Barranquilla del 5 al 6 de septiembre y al que asistirán autoridades nacionales y empresarios nacionales e internacionales, exportadores e importadores, representantes de multinacionales, agentes gremiales y la academia vinculados con el comercio exterior.