.
Analistas 21/02/2024

¿Cuánto me importa?

Javier Díaz Molina
Presidente de Analdex
Javier Díaz Molina

A menudo se piensa que cuando disminuye el déficit de la balanza comercial es una buena noticia para el país. Sin embargo, tanto importaciones como exportaciones terminaron en saldo rojo 2023; solo que el ritmo de la caída del primero fue mayor que el del segundo. Del lado de las importaciones, importa y mucho esa caída de casi 19%, al comparar 2023 con 2022.

En el dato de las compras externas por uso o destino, vemos que en el rubro de materias primas y productos intermedios hubo una caída de más de US$8.000 millones, al pasar de US$38.653 millones en 2022 a US$30.447 millones en 2023. Esto es bastante significativo, dado que gran parte de estas adquisiciones son realizadas por empresas nacionales, bien sea para consumo interno o para exportar.

Así mismo, la importación de bienes de capital y material de construcción tuvo una caída de 22,5%, al ubicarse en US$17.776 millones, según cifras del Dane.

Esos bienes o productos son necesarios para complementar los procesos productivos que las empresas nacionales no alcanzan a cubrir. Ningún país en el mundo es autosuficiente y siempre necesitará algún aliado comercial que le pueda suplir aquellos elementos donde no tenga una producción lo suficientemente robusta.

Hay que sumarle que el remate de 2023 fue complicado, en tanto que la plataforma Syga fue un dolor de cabeza más para los importadores, en especial para los de productos perecederos. Esperamos que 2024 sea un año con mayores facilidades para las compras externas del país.

En este sentido, la reforma que plantea el Gobierno Nacional al Decreto 1165 de 2019, donde las declaraciones anticipadas se volverían obligatorias, podría ser una piedra más en el zapato para el comercio exterior. Aunque el objetivo es luchar contra el contrabando, vemos que no hay la suficiente capacidad en puertos y aeropuertos para esta propuesta. Es importante señalar que aún no se ha comprobado que este sea el mecanismo idóneo para luchar contra el contrabando.

Por ejemplo, en el sector confecciones, se ha requerido la presentación de una declaración anticipada para estos productos durante años. Sin embargo, este sector continúa siendo víctima del contrabando, evidenciado un incremento en el último año, según algunas cifras presentadas en Colombiatex.

Además, hay variables que podrían terminar castigando el bolsillo de los importadores. Si en algún momento una mercancía se adelanta o se atrasa a la fecha estipulada, por algún tema de las navieras u otro factor, el empresario podría ser castigado con el decomiso de los productos o tener una sanción de hasta 200% del valor de las mercancías.

Confiamos en que 2024 muestre una recuperación de las importaciones, por lo que son vitales para múltiples sectores de la economía nacional. Se deben establecer más mesas de trabajo de facilitación del comercio y aumentar el trabajo interinstitucional, con los principales actores de esta cadena.

Cuenten con Analdex para esta tarea en la que todos debemos aportar y que afecta también directamente al bolsillo del ciudadano de a pie.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA