.
Analistas 31/07/2021

Modelos económicos

Gustavo Moreno Montalvo
Consultor independiente

La economía usa modelos que procuran reflejar la realidad para establecer causas y evaluar alternativas; desde el siglo 19 se han formulado sistemas de ecuaciones simultáneas para calcular la utilidad relativa de diversas opciones bajo la premisa de que la conducta es racional, pese a que desde hace muchos siglos la filosofía ha encontrado problemas para precisar los móviles del comportamiento.

Platón sostuvo en el siglo 4 antes de Cristo que las ideas puras son inalcanzables para los humanos. D. Hume, amigo cercano de A. Smith, el célebre autor del libro seminal de economía política La Riqueza de las Naciones (1776), era escéptico radical. A finales del siglo 19 surgió en Viena la escuela siquiátrica de S. Freud, quien identificó la relevancia de estructuras inconscientes en la conducta. Su discípulo y contradictor C. G. Jung especificó tipos de personalidades.

El francés J. Lacan estableció a mediados del siglo 20 la correspondencia estructural entre lenguaje e inconsciente. La realidad es arrolladora: somos irracionales, aunque de manera predecible; el reconocido trabajo de los sicólogos D. Kahneman y A. Tversky obliga a buscar fundamento empírico en los patrones de decisiones para hacer modelos.

En el siglo 19 el francés L. Walras propuso modelos para análisis de equilibrio general, que incorporan todos los elementos de un sistema económico. Sin embargo, es difícil lograr gran poder predictivo; analistas como J. M. Keynes, el mayor economista del siglo 20, han acogido con sentido práctico modelos para análisis de equilibrio parcial.

En las últimas décadas los físicos del Santa Fe Institute han impulsado la adopción de herramientas computacionales complejas para la simulación de sistemas económicos, con circuitos de retroalimentación de resultados y discontinuidades.

Por su parte, el mundo de las finanzas toma como único referente para las tasas de descuento en sus modelos de valoración el mercado de Nueva York, y no involucra las rupturas resultantes de crecimientos desiguales e innovación, que en la práctica obligan a las firmas a desplegar destrucción creativa. La globalización impulsará herramientas más sofisticadas que el Capital Asset Pricing Model (Modelo para Establecer Precio del Capital) usado en todo el mundo; el esquema cambiará en las próximas décadas.

El mundo económico enfrenta problemas serios desde la crisis del sistema de Bretton Woods, hace medio siglo: la acumulación de deuda pública a cargo de futuras generaciones, contraste entre la libertad de flujo para el capital y las limitaciones culturales y normativas para el flujo del trabajo, retos crecientes por la transformación tecnológica, estancamiento de la productividad asociada a la capacidad para conjugar factores de manera acertada e innovar, divergencias políticas entre algunas posturas más libertarias y otras más autoritarias, y problemas ambientales gravísimos. Descifrar para decidir es reto serio.

Hoy es más necesario que en cualquier momento anterior alinear voluntades alrededor de tareas de alcance global. Tomar decisiones es ejercicio complejo, y administrar los procesos resultantes de determinaciones que involucran cambios lo es más. Solo mejor educación para toda la población permitirá la gestión acertada, con comunicación efectiva sobre propuestas diversas, búsqueda de consenso con apoyo en modelos rigurosos y cultivo de la virtud cívica.