Analistas

Revolución cafetera

GUARDAR

Se acaba de liberar por parte del Centro de Investigaciones del Café la variedad denominada Cenicafé 1, que definitivamente será la revolución en la productividad del café en Colombia, ya que multiplicaría por siete la producción actual por árbol.

Han demostrado los investigadores -con trabajo de campo- que el árbol que se siembre con la nueva semilla puede producir, en cuatro cosechas, con una densidad de 10.000 árboles por hectárea, 17,6 kilos de café cereza, equivalente a 300 cargas, es decir 495 sacos en el periodo, unos 123 sacos por año, cuando hoy producimos 17 sacos año por hectárea.

Desde luego que es muy difícil sembrar más de 7.000 árboles, buscando proteger bosques, cañadas y caminos. Con esa reducción del número de árboles un productor promedio actual, podría incrementar la producción en 500 %. Hoy en Colombia ya existen productores de 50 sacos al año.

La variedad de la que hablo es un Caturra resistente a La Roya y a la enfermedad de la cereza del café. Se describe como un árbol de porte bajo y además, produce 84,7 % de café supremo, que significa café grueso, muy apetecido en el mercado .

Nada mejor pueden reclamar los cafeteros a su Centro de Investigación, que entregarles con qué aumentar la productividad que se traduce en rentabilidad, correspondiendo al cafetero únicamente aplicar con rigor las mejores y más estrictas practicas agronómicas. Los cálculos financieros elaborados para esta variedad demuestran que  se doblaría o triplicaría completamente la rentabilidad del productor.

Cenicafé ha entregado en 45 años las variedades Caturra, Colombia, Castilla, y ahora Cenicafé 1. Con enorme visión los fundadores de la Federación en 1.927 la primera tarea que emprendieron fue la de la investigación.

Todo esto ratifica que es una tarea de largo plazo y que, solo manteniendo con disciplina y recursos la búsqueda del objetivo hasta el final, se pueden conseguir logros que de verdad den los frutos que los productores muchas esperan.

Esta variedad es el resultado de una vida de investigación soportada en las variedades que la precedieron, pero en concreto Cenicafé 1, fue un proyecto iniciado hace 16 años. Demuestra que el gobierno y el gremio deben apoyar siempre a la administración, para que los recursos nunca falten y las presiones gremiales no alteren la investigación.

Debe ser una lección para todos los que cuestionan por qué no encuentran las soluciones a los problemas de su finca, que generalmente son por descuido y falta de administración, y que  aprovechan la condición de dirigentes o de importantes productores, para inculpar a Cenicafé por su propia ineficiencia. 

Esta variedad es un homenaje a Gabriel Cadena, un científico y líder absoluto de la investigación, quien defendió a muerte el conocimiento, además de investigar y dirigir su equipo, le correspondía hacer frente a los incrédulos que lo menospreciaban, con ataques feroces, que sólo él resistía, -por convicción y vocación-, amparados en lo que observaban superficialmente en sus fincas vía reporte del encargado. 

Este choque se presentaba con los grandes productores vecinos a la sede de Cenicafé, quienes aprovechaban la fuerza en el gremio para cuestionar sin fundamento la agenda de investigación y sus resultados. Más lamentable cuando el vocero gremial trasladaba el debate al ámbito nacional y luego, hacía saber a la administración su aspiración al cargo de director. Esperemos que esto se convierta en cosa del pasado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés