Analistas

Momento de reformas

GUARDAR

Guillermo Trujillo Estrada

Los buenos momentos económicos deben servir para hacer reformas fundamentales en las instituciones, y ajustarlas a las nuevas realidades del mundo cambiante, marcando la pauta a una comunidad campesina que también se va adaptando más rápido de lo que mucha gente estima.

Los ingresos del Fondo Nacional del Café por concepto de la contribución cafetera y las regalías por el uso de las marcas, prácticamente se han triplicado entre los años 2010 - 2018, alcanzando una suma cercana a los $300.000 millones, lo que otorga mucha tranquilidad.

Desde luego la obligación de los pensionados de la Flota Mercante, tiene un peso significativo en las finanzas, para lo cual he considerado se deben vender algunos activos, -como las bodegas que ya no se usan y están repartidas por todo el territorio, que en otras épocas sirvieron para almacenar doce millones de sacos, pero que hace años no se necesitan y sí tienen un alto valor comercial-, que se puede realizar para cubrir esa contingencia de una vez por todas y de esta manera, liberar al Fondo.

En el mismo periodo, la cuota de administración que paga el Fondo del Café a la Federación de Cafeteros ha crecido en cerca de 60 %, que, si bien no es extraordinario aumento para ocho años, si se requiere demostrar un esfuerzo de austeridad y racionalización del gasto; que la oficina central pueda exhibir como ejemplo ante los comités departamentales.

Por ejemplo, las grandes empresas con tradición en Colombia están adoptando la política de terminar el contrato con los empleados en edad de jubilación, para reemplazarlos por personas más jóvenes que vienen en ascenso pidiendo espacio, con nuevas ideas, disposición al cambio, entendiendo que solo de esta manera se puede sobrevivir como institución, y lo más importante, con actitud para ayudar a transformar los afiliados. Adicionalmente cuestan mucho menos, y es una de las formas de reducir el costo de la nómina a la mitad.

También considero que es el momento de estudiar la dualidad que se presenta en la comercialización internacional entre el Fondo del Café y Expocafé, -empresa de propiedad de algunas cooperativas de caficultores y el gremio-, que registró pérdidas el año anterior y que preocupan a muchos, pueden subsanarse integrando en un solo esquema a los más experimentados funcionarios, con trayectoria en ese complejo mundo de la venta de café.

Es el momento para buscar que Procafecol de un salto hacia una compañía internacional grande, de talla mundial, con una experiencia ya de diecisiete años en el negocio. El sorpresivo cambio de toda su cúpula directiva en un periodo de un año, es seguramente con la intención de buscar otros horizontes. Llevarla a la bolsa de valores debe ser un propósito, -para recibir capital y buscar un manejo absolutamente corporativo- con estándares internacionales, ajeno a los intereses gremiales.

Finalmente, otro de los pasos fundamentales, es el de transformar el servicio de asistencia técnica a los caficultores, el segundo gasto del Fondo y que se acerca a los $100.000 millones; menos personal y más y mejor tecnología, no solo desde el punto de vista agronómico, también de comunicaciones, internet e informática. Todo esto, fundamental para lograr el diferenciador de la calidad en el mercado mundial, que ahora parece el propósito del Gerente.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés