.
Analistas 13/05/2021

Herencia social nefasta

Germán Bolívar-Blanco
Analista y consultor

Colombia está en crisis hace rato, no ahora como lo exaltan circunstancias con móviles politiqueros del contubernio entre fuerzas opacas y malignas, en particular para usar vías de hecho, desestabilizar e imponer el caos, siendo evidente que esta anarquía comunista tiene origen y patrocinio en gobernantes parricidas vecinos, principales promotores del odio y la matanza entre pueblos hermanos iguales, aliados con demagogos egoístas con interés de enriquecerse y empeorar todo culpando a otros y así entronarse en el estatus quo perverso, que perpetua la desgracia, atraso, pobreza y falencias de Cuba y Venezuela.

Al respecto, es absolutamente necesario analizar el bosque completo sin detenerse en árboles frágiles, sin el abono adecuado y rodeados de plagas, para así poder reconocer el árbol donde vivimos y el terreno donde está plantado en toda su dimensión y contenido, pero más importante toda su riqueza y potencial. Por supuesto vivimos en un país subdesarrollado, con enormes brechas para dar el salto deseado por el pesado fardo de la enorme deuda social que no resultó de las políticas de este gobierno, sino es herencia de más de 50 años de errores de todos.

Por lo cual son absolutamente infames los condenatorios juicios de valor que se tejen tras esta agobiante realidad, siendo muy útiles los datos y hechos que coexisten en el bosque global social, donde gracias a metodologías reconocidas podemos identificar una variable neurálgica que recoge en buena medida la inequidad social, siendo esta el indicador de concentración de los ingresos conocido como Gini, una medida convertida en arma de batalla de muchas reivindicaciones sociales, incluidas las de acá.

Al revisar la información del Banco Mundial, Cuba y Venezuela no figuran y encontramos que tristemente Colombia ocupa una de las peores posiciones con un Gini promedio hasta 2019 de 50,9 que logró bajar de 58,7 en 2000, siendo 100 total concentración del ingreso, por debajo de Brasil con 53 y nunca con nuestro odio, similar a Panamá con 50,1; Honduras 49,4; Costa Rica 48,4; México 47,3; Paraguay 47,7 y Chile 45, siendo los mejores en la región Perú 42,9 y Argentina 41, 8; casi igual que Estados Unidos 41,3; pero todos muy lejos de los líderes mundiales Eslovenia 24,9; República Eslovaca 26,2; Finlandia 27,1; Noruega 27,5 o los países de la Unión Europea con 35.

Sobre esto la principal prioridad colectiva de Colombia es reconocer que solamente las políticas públicas virtuosas han sido las que le han permitido a los países líderes hacer bien la gestión pública traducida en gobernabilidad para sus jurisdicciones y más importante, satisfacción y tranquilidad ciudadana, que no se ganó gratis, sino gracias al correcto ejercicio de los deberes ciudadanos, el primero de ellos elegir bien para acabar lo que está mal y no tener que salir a protestar por algo por lo cual en el fondo soy culpable.

De ahí la principal responsabilidad frente a la crisis social es solucionarla con la debida pedagogía y aplicación de las responsabilidades civiles, que cambie el nefasto legado por todos heredado.